El terror se construye lentamente, a base de climas bien logrados y estupendas actuaciones.

★★★★☆ Muy Buena

El caníbal de Rohtenburg

Este parece ser el año de Keri Russell. Se han estrenado en España, si no me faltó alguna por contar, tres películas protagonizadas por ella. Algunas, filmadas y estrenadas en Estados Unidos en 2006. Esta en particular, es una película alemana hablada en inglés, basada en un estremecedor caso real, con Keri Russell como mero atractivo “for export”. Su personaje y evolución importa poco. Solo sirve para introducir al espectador en las mentes de Oliver y Simon, caníbal y devorado, respectivamente. La película se apega al caso real de Armin Meiwes, acusado de matar y comer a Bernd Brandes, bajo consentimiento de este último. De esta manera, se introduce en vericuetos psicoanalíticos, explicados a través de flashbacks de ambas infancias traumáticas. No hay evolución en la trama con el personaje de Katie, quien investiga el caso para su tesis.

La película en sí, es una aguda presentación de personajes, y no es necesario nada más para exponer y enfatizar lo macabro de esta historia. El terror se construye lentamente, a base de climas bien logrados y estupendas actuaciones. Sorprende cierto parecido físico entre Thomas Kretschmann y el verdadero caníbal. Kretschmann lo vuelve un sujeto inexpresivo, imperturbable, sin la sonrisa que refleja la mayoría de las fotos que han circulado de él. Sólo los últimos minutos, desde el primer encuentro entre ambos, hasta la escena final, son propios de una película de terror tradicional. El resto de la película, shockeante y provocador, con un ritmo pausado, solo sostenido por sus climas, y poco afecto a las habituales películas de terror, es lo que la eleva del convencionalismo del género y, a su vez, el soporte perfecto para un escalofriante final, aún más escalofriante por haber existido en la realidad, en un pueblo como cualquier otro de Alemania.

publicado por Leo A.Senderovsky el 25 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.