El amor en los tiempos del cólera

Una buena película es el resultado de una suma de elementos coherentemente integrados. Las adaptaciones, particularmente de obras grandes de la literatura, permiten la cristalización de estos elementos, al originarse en materiales reconocidos por todos. De esta muy bella adaptación de la obra de Gabriel García Márquez, se desprende un primer interrogante. ¿Por qué adaptarla al inglés? Ahí están los paisajes colombianos, el calor que emanan las bellas mujeres del lugar, un elenco mayormente estelarizado por actores hispanoparlantes y un melodrama con toques de humor. Si todo parece coherente con la propuesta, ¿por qué, entonces, hacer que los personajes hablen en inglés? Para peor, no solo hablan en inglés, sino en un inglés con acento extranjero, como si todos los personajes fueran en efecto colombianos poseedores de un muy buen nivel de inglés. Peor aún, de tanto en tanto dicen algo en español, como “señorita”, o alguna otra palabra, de esas que demuestran el “altísimo” nivel de español que manejan los realizadores.

No hace falta dirigirse a la obra original, a esta altura sabemos a ciencia cierta que el procedimiento del común de las adaptaciones es reducir la obra literaria a la línea de la historia, el contexto, y todo aquello que fácilmente potencia el audiovisual. En tal sentido, la película no aburre ni decae en ningún momento, la historia del eterno amor de Florentino Ariza por Fermina Daza no pierde interés en su pasaje a la gran pantalla, y el elenco posee la solidez necesaria para llevar adelante la historia. Si nos detenemos en Javier Bardem, quien más se destaca en el elenco, ya no sorprende verlo envejecido. A esta altura, su interés por la caracterización parece casi una adicción, y si bien verlo encarnando a un joven tonto y virginal parece casi un chiste en sí mismo, logra tener momentos de humor bien logrados.

El problema central de esta adaptación es fácilmente observable, y radica en la génesis cosmopolita de esta producción. Un director inglés, un productor norteamericano, un actor español y una actriz italiana, difícilmente pueden ahondar en una reconocida obra colombiana, y los preciosos paisajes, la fastuosa ambientación, y la música original a cargo de Shakira solo pueden hacer que El amor en los tiempos del cólera sea una bella película, navegando en la superficie de lo que realmente pudo ser y no fue, y cargando con la globalizada industria como el viento en contra, que arremete sin piedad contra su propio producto hasta intentar hundirlo. El cólera aquí es un mal menor.
publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.