Craig Gillespie deja de lado los gags para aprovechar la intensidad dramática de una historia que fácilmente podría haberse inclinado hacia el patetismo y el ridículo

★★★★☆ Muy Buena

A Ryan Gosling recuerdo haberlo visto por primera vez en The believer, una pésima película independiente que intentaba generar debate con un caso de supuesta ambigüedad ideológica, y lo malograba con una mala dirección y un abordaje excesivamente superficial e irresponsable del asunto. Gosling hacía lo posible para sostener su personaje, sometido a un guión que no lo beneficiaba. Su primer protagónico de relevancia lo obtuvo con la cinta independiente Half Nelson, con la cual obtuvo varios premios, y luego participó en Fracture, enfrentándose en un arriesgado duelo actoral con Anthony Hopkins.

Ahora lo vemos en un papel de aristas infinitamente mayores a sus anteriores personajes, como el solitario Lars, quien imagina estar compartiendo su vida con Bianca, una joven que supuestamente conoció en internet, y que no es más que una muñeca de plástico. Gosling, si bien tiende a enfatizar los tics nerviosos que ha acumulado Lars, sabe condensar esos recursos actorales en un envase que brilla al mostrarse contenido, más cerca del autista Raymond que interpretó Dustin Hoffman en Rain man, que de otros personajes “freaks” o enfermos, usualmente exacerbados, y siempre mimados por Hollywood. A su alrededor, un pueblo que lo acompaña en su fantasía, provocando situaciones cargadas de ternura. Craig Gillespie, director de la comedia Cuestión de pelotas, deja de lado los gags para aprovechar la intensidad dramática de una historia que fácilmente (y torpemente) podría haberse inclinado hacia el patetismo y el ridículo, aprovechando también el enorme talento interpretativo de Ryan Gosling, y dando vida a un personaje que genera tanta intriga como cariño.

publicado por Leo A.Senderovsky el 24 junio, 2008

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.