Un ‘¡Qué bello es vivir!’, mucho menor, light y moderno.

★★★★☆ Muy Buena

En busca de la felicidad

Nos encontramos ante una película muy tópica y previsible. Sólo con ver el cartel ya dices “¡JA! ya sé cómo acaba”. Pero la película está tan bien realizada e interpretada, y es tan entretenida, que te acaba importando un bledo.

Bueno, tampoco es taaaaaaaan entretenida, porque si una pega gorda tiene esta peli es su excesiva duración para lo que cuenta. Son dos horas de “aaaaaaaay que no tengo ni pa’ coméeeeee!!” y desgracias varias que Will Smith y su mini-negrito-cool MTV tienen que soportar. Como dicen en la estimable web Las Horas Perdidas, es el ‘Terminator 2’ de las películas de kleenex. A ratos se hace eterna y en otros muy ligera, una cosa muy rara.

Pero esa es la única pega. Todo lo demás es una gozada. Y Will Smith está enorme, su nominación al Oscar es más que merecida, y el resto del reparto, incluído su hijo, están a una altura dignísima.

Un ‘¡Qué bello es vivir!’, mucho menor, light y moderno.

Imprescindible la versión original (como con todas las pelis, pero bueno…).
publicado por Rafa Delgado el 18 septiembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.