En Busca de la Felicidad es otra de tantas películas dedicadas a vender al mundo el sueño americano.

★☆☆☆☆ Pésima

En busca de la felicidad

Que la realidad supera a la ficción, además de ser un tópico muy recurrente, en muchos casos es cierto, al igual que lo que reza otra frase muy manida, que el arte imita a la vida. Hay ocasiones en las que un suceso real es tan increible que parece sacado de la mente de algún guionista, y casualidades de la vida, muy probablemente ese suceso verídico acabará dando pie a alguna película “inspirada en una historia real”. Bien, ese es el caso de En busca de la Felicidad, aunque el hecho en el que se basa no es una de esas historias que se convierten en titular de las noticias en medio mundo.

Chris Gardner (Will Smith) es un hombre que arrastra una mala situación ecónomica a raiz de una mala inversión en aparatos médicos. Sin embargo, y a pesar de la precariedad, intenta mejorar su vida gracias a su habilidad innata para las matemáticas y a un programa de entrenamiento de una importante agencia de valores. Lo cierto es que la cinta se acerca más al melodrama de “usar y tirar” que a otra cosa, con todos los respetos para el verdadero Chris Gardner, el cual tiene un cameo en las escenas finales. Se trata de un subproducto genuinamente hollywoodiense, con la única razón de ser de demostrar y exportar la validez y vigencia del sueño americano, ya que cualquier persona, si se lo propone y actúa con perseverancia, es capaz de lograr metas a priori inalcanzables. Bueno, realmente hay otra meta, algo más oculta entre tanto edulcoramiento barato, y es la búsqueda por parte de su protagonista de una nueva nominación al Oscar, y quién sabe si la estatuilla misma. Sin embargo, Will Smith no está a la altura de las circunstancias y de la salvaje promoción de la que ha sido objeto, y realiza una interpretación plana, sin transmitir ningún tipo de emoción o sentimiento. El guión no es más que otro burdo calco de las típicas historias de superación humana (tan de moda últimamente), lleno de frases gandilocuentes y vacías, de lugares comunes, situaciones ridículas (¡esa escena del cubo de Rubik en el taxi por favor!). Los personajes son un estereotipo detrás de otro, y que nadie espere la más mínima evolución en ellos. Decir que En Busca de la Felicidad es previsible es poco, ya que desde el mismo trailer, cualquier espectador es capaz de dibujar mentalmente el nudo y desenlace de la trama.

En definitiva, En Busca de la Felicidad es otra de tantas películas dedicadas a vender al mundo el sueño americano, aunque en el camino se olviden de mencionar ciertos detalles como la suerte o la habilidad innata de una persona y que las demás no poseen.
Lo mejor: Nada.
Lo peor: Las casi dos horas de sufrimiento que provoca la película.
publicado por Francisco Bellón el 3 febrero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.