No voy a decir que me esperaba más, dado que mentiría vilmente, por eso no voy a ser cruel con la película. Se deja ver pero sin muchas pretensiones.

★★☆☆☆ Mediocre

Doom

El juego del castillo ese de los nazis que los ibas matando me gustaba (creo que era escape from wolftein). Luego vino el de Doom y me enganchó un montón, aunque con altavoces empezaba a acojonar. Más tarde salió uno que era Duke Nuke (más o menos) y ya no me gustaba tanto, dado que tenía más miedo que siete viejas juntas. Finalmente (para mí) salió la segunda parte de Doom y ya directamente pasé de jugar, esos sonidos por los altavoces me terminaron por crispar para convertirme en el ser que ahora conoceis. Ni los experimentos genéticos.

La película es muy directa. Trata sobre un grupo de soldados de élite que entran en Marte (con dos cojones) dado que unas excavaciones que tenemos por allí han dado problemas. Por lo que a los 10 minutos ya estamos en faena, sin ni siquiera presentarnos a los protagonistas. Así que estos cogen los pistolones y se dedican a matar a todo lo que pueden. No como en el juego, sino más lentamente.

Vamos a ver, cosas que me han gustado. Los protagonistas son soldados profesionales, no tenemos a ningún científico al que le dan un arma y parece Rambo. Un punto a su favor. El rato en que el protagonista toma la visión del juego es entre cachondo y tonto, pero muy conseguido el efecto del juego. Otro punto a su favor. Y el resto es un infierno. Mi niña dice que se deja ver, lo que significa que el nivel de asco es bajo y que da poco miedo. Yo digo que deme usted un cacho de Alien, un trozo de Resident Evil y un cerebro triturado y tenemos un filón con esta saga. No voy a decir que me esperaba más, dado que mentiría vilmente, por eso no voy a ser cruel con la película.

Resumiendo, se deja ver pero sin muchas pretensiones.
Lo mejor: La estética.
Lo peor: Que necesitas un manual al terminar para entender algo.
publicado por Tito chinchan el 18 abril, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.