Una película tremenda, bien rodada, construida sobre un guión sólido, sin brechas. Todo en ella sorprende y deja muy buen sabor de boca.

★★★★★ Excelente

El laberinto del fauno

Compone Guillermo del Toro, una película tremenda, bien rodada, construida sobre un guión sólido, sin brechas, que hace de ella tal vez lo mejor del director mejicano, (Con permiso de “Cronos”, a mi gusto su otra mejor obra), y digo compone y no dirige, porque, al igual que Juan Palomo, él hace todo, dirige, guioniza y produce, una cinta que, basada en las historias que imaginaba en su niñez, mezclada con la cruel y ya lejana post-guerra, deja al espectador con la boca abierta, e incluso, que narices, con ganas de mucho más…

De hecho, este pobre mortal, espera con ganas la tercera entrega de esta, curiosa trilogía, que inició con “El Espinazo del Diablo” (otra de esas master piece del orondo director) y que llevará por título “3993” uniendo una historia, nuevamente de la guerra civil con otra de actualidad, y con un nexo de unión entre ambas.

No me puedo dejar a nadie en el tintero, desde Sergi López, como el capitán Vidal, al que llegas a odiar y aborrecer desde el inicio hasta el final de la proyección, una Maribel Verdú que ha cambiado por completo el concepto inepto y bobalicón que tenía de ella como actriz, Ariadna Gil, que los pocos minutos que aparece en pantalla, pinta, como nadie, el sufrimiento de una madre, que bien sabe que sufre, sin duda por proteger a la pequeña Ofelia, interpretada de manera magistral (y mira que salvo Dakota Fanning, nunca un actor infantil me había llegado a sorprender tanto), por la debutante Ivana Baquero, Alex Ángulo, como el médico de doble moral (tal vez su mejor interpretación desde “El día de la Bestia” de Alex de la Iglesia), y no podía olvidarme de Doug Jones, el hombre de las mil caras, al servicio de Del Toro, con el que ya había trabajado en “Hellboy” como Abe Sapiens, el compañero de andanzas del rojo diablillo creado por Mike Mignola, dando vida en esta cinta al Fauno del título, antes de que se me olvide, mil y una criticas han llegado a la conclusión del parecido de esta cinta con la obra de Lewis Caroll, “Alicia en el país de las maravillas”.

Siempre me han encantado las películas de misiones, de esas donde, los protagonistas tienen que hacer una y mil cosas diferentes, esta es una de ellas, y esa doble vertiente, mezclando fantasía con la cruda realidad, es todo un acierto, máxime cuando la realidad es dura y fría cual roca, y la fantasía tétrica y asquerosa (tal vez esa sea la razón por la que la película no es para niños).

Tanto la caracterización de los personajes, como esa oscura fotografía, el sonido e incluso lo que uno puede llegar a sentir por los protagonistas es alucinante, uno desde el primer minuto se apoya en las motivaciones de Ofelia, en la tozudez de Vidal, y en la lucha sin cuartel de Mercedes por salirse con la suya.

En fin, no hace falta sorprenderse demasiado si digo que la película me ha encantado, y que todo en ella sorprende y deja muy buen sabor de boca.
publicado por Rafa Ferrer el 25 octubre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.