Película dura, muy dura. Fábula prodigiosa. Retrato veraz de una época y del carácter de los militares que, mediante un golpe de estado, gobernaron dictatorialmente el país durante casi cuarenta años.

★★★★★ Excelente

El laberinto del fauno

Es curioso comprobar cómo, por muy manido y agotado que parezca estar un tema, siempre acaba llegando alguien con el talento necesario para darle un nuevo y renovador enfoque. Eso es, precisamente, lo que ha hecho Guillermo del Toro con la guerra civil española en “El Laberinto del Fauno“.

La película es un cuento con dos partes bien diferenciadas, una realista y otra de corte fantástico, mejor integradas de lo que a primera vista parece. Digo ésto porque el más evidente problema de la película sería la poca integración entre el mundo imaginario de la protagonista y el mundo real. No pude evitar sentir ese problema al ver la película pero, como digo, tras pensarlo con calma he llegado a la conclusión de que no es tan grave como puede parecer. Un ejemplo: la aventura de la protagonista con el banquete que no puede tocar (magnífico homenaje a “Alicia en el país de las maravillas“) tiene lugar justo cuando está castigada sin cena por el Capitán Vidal (un Sergi López que representaría al monstruo come-hadas del mundo real). Pienso por ello que quizás será necesario un segundo y atento visionado para hacerle justicia a la película pero, por ahora, sigamos hablando de ella.

La labor de dirección de Guillermo del Toro es brillante. Su manera de introducir los temas, los personajes y los detalles (el cuchillo, las medicinas, las llaves) integrándolos perfectamente en la historia le coloca en el grupo de los elegidos a nivel mundial en cuanto a capacidad narrativa.

Por si esas virtudes no fuesen suficientes, del Toro parece ser un estupendo director de actores ya que extrae de todos ellos unas interpretaciones sobresalientes. Si bien Ariadna Gil e Ivana Baquero están muy bien, me gustaría destacar a unos magníficos Álex Angulo y Maribel Verdú en dos personajes entrañables de esos con los que resulta muy fácil identificarse. Y, por encima de todos ellos, Sergi López extendiendo su sombra por toda la película y componiendo un personaje antológico. Nada en la película da más miedo que su mirada, sus movimientos, su obsesión por el reloj de su padre o la frialdad con la que es capaz de realizar los actos más crueles y bárbaros que se puedan imaginar.

En una película con una componente fantástica tan marcada, siempre es importante la labor del equipo de efectos especiales, la dirección artística, el sonido, el maquillaje, etc. Más aún en una cinta de estas características en la que, a la vertiente fantástica, le añadimos una componente realista. Pues bien, esta película demuestra, una vez más, que en España podemos facturar películas con un acabado tan perfecto como cualquier superproduccion hollywoodiense.

Película dura, muy dura. Fábula prodigiosa. Retrato veraz de una época y del carácter de los militares que, mediante un golpe de estado, gobernaron dictatorialmente el país durante casi cuarenta años. Todo eso y más es “El Laberinto del Fauno”. Para mí, hasta el momento, la mejor película de Guillermo del Toro.
publicado por Jeremy Fox el 6 noviembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.