Un cuento con grandes dosis de esperanza y buenas intenciones.

★★★★☆ Muy Buena

La joven del agua

Lady in the water en pocas palabras, es un cuento a lo Tim Burton con grandes dosis de esperanza y buenas intenciones a lo Frank Capra. A pesar de que el marketing que rodea a la película vende el film como de terror, el nuevo Shyamalan es un cuento en toda regla, un cuento para adultos que quieren ser niños de nuevo y que encuentran una oportunidad con una hechizante Bryce Dallas Howard. Paul Giamatti, un actor de lujo tras unos cuantos papeles memorables en Entre copas, Cinderella man o American Splendor, es el desencantado y humilde protagonista que actúa de forma incrédula pero que luego se convierte en uno de los luchadores más incansables por “la causa”.

Con inevitables referencias a la guerra de Irak, el film de Shyamalan es el menos Shyamalan de su carrera (a falta de ver El protegido). Lo bueno/malo de los directores es que tienen señas de identidad o tics argumentales que suelen repetir a lo largo de su filmografía, y en este caso resulta agradable que casi todo lo que temes a lo largo de la película (las típicas preguntas de si estará muerto, si habrá habido un salto en el tiempo, etc…) no se cumple: “lo que ves es lo que es”. Además existe una feroz crítica hacia los críticos de cine, a los que retrata como destructivos pesimistas a los que les persiguen sus prejuicios.

Ya es imprescindible, después de El bosque, hablar de James Newton Howard cuando trabaja con éste director. Cada vez le doy más vueltas y creo que, a pesar de que Descubriendo Nunca Jamás es una partitura fabulosa, el trabajo de Howard debió ganar la estatuilla. Sin duda es su mejor trabajo, pero con Lady in water parece que quiere recuperar o aprovechar ese magistral derroche creativo para este film. Obviamente no “se alcanza”, pero consigue emocionar. Cabe señalar el momento que creo más emotivo de la película que en el disco es titulado como The Healing. Tomad nota.

Para que os hagáis una idea de por dónde va el director, os reproduzco la frase que aparece al final del rodillo de créditos finales: “Para mis hijas. Os contaré esta historia una vez más. Pero después iros a la cama.” Un cuento delicioso con muy pocos “peros”.
Lo mejor: La sensibilidad del director y la unión creativa con Newton Howard.
Lo peor: Algún momento fuera de tono.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 22 enero, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.