Spielberg ha conseguido llegar a la corrección política sin descuidar la necesaria incorrección formal.

★★★★☆ Muy Buena

Munich

Asistí temeroso pero en muy buena compañía a ver la nueva película de Spielberg. Los Renoir Princesa estaban a rebosar. Veo aterrorizado en la ficha de la película que dura 2 horas y 44 minutos. Madre mía, la que me espera.

Para empezar, Spielberg es un grandísimo director, pero como ya he afirmado en varias ocasiones, sus films siempre tienen su sello característico basado en ciertos momentos edulcorados por no decir ñoños, tomados directamente de la filosofía vital del gran Capra.

Desde que se anunció el rodaje de este film estuve deseoso de ver cómo trataría el rey Midas un tema tan escabroso como actual inspirándose en un hecho trágico sucedido en los 70 y basado en una novela. De todos es conocido la nueva trayectoria de madurez del genio judío. Habla de temas universales desde múltiples géneros como la ciencia ficción (en el bodrio de A.I. como en la interesante Minority Report) o retoma su estupenda vena de entretenimiento con films de pura evasión y emoción como Atrápame si puedes y La guerra de los mundos.

En Munich el señor Spielberg ha conseguido llegar a la corrección política sin descuidar la necesaria incorrección formal. Y como todo buen film no sólo habla de la respuesta judía al asesinato de sus deportistas, sino del infierno interior de un hombre que es capaz de ejecutar órdenes sin problemas morales hasta que se encuentra en un ciclo de violencia y paranoia sin final. Y obviamente empieza a cuestionarse lo que hace. Todo esto sobre los hombros de un estupendo Eric Bana.

Una película maravillosa con unas interpretaciones de premio pero algo larga. Su mejor virtud es que ha destapado de Spielberg una nueva veta creativa en la que sabe renunciar, al igual que mencioné con Cronenberg y Allen, a sus señas y guiños para dar paso a una crueldad y realismo pocas veces visto en su cine.

Cabe señalar que John Williams, maestro prolífico donde los haya, ha conseguido doble nominación en la inminente ceremonia de los Oscar, algo excesivo que elimina la posibilidad de que otros buenos compositores como mi admirado Harry Gregson Williams, se haga un hueco.
Lo mejor: Todo.
Lo peor: Su duración, excesiva pero llevadera.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 22 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.