El “film noir” aquí es una suerte de corset que aprieta más que sostiene a la historia, volviéndola presa de su propio estilo.

★★★☆☆ Buena

La Señal

La señal, obra póstuma del prolífico director argentino Eduardo Mignogna, al momento de su estreno en Argentina, fue promocionada como “La gran película argentina” y “La película argentina más importante de los últimos tiempos”, epítetos que le quedan grandes a cualquier película, sea cual fuere (exceptuando, a mi gusto, El aura de Bielinsky). Pampa Films, nueva empresa de Pablo Bossi, otrora fundador de Patagonik Film Group, encaró una movida inusitada de prensa y publicidad alrededor de su estreno, enfatizando hasta el hartazgo la labor de Darín en su primer trabajo como director, heredero del papel de su amigo Mignogna, al fallecer este semanas antes del comienzo del rodaje, en un recurso publicitario que ha surtido efecto en taquilla. Macabro por donde se lo mire, pero efectivo al fin. La señal es un film de estilo, un “film noir” ambientado en una Buenos Aires que vivía las horas de agonía de Eva Perón.

Es verdad que ha habido pocas producciones argentinas que apuestan al policial negro clásico. En ese sentido, cabe destacar el perfeccionismo técnico, la ambientación de época, la bella fotografía en alta definición, la música que recuerda a ciertas partituras de Bernard Herrmannn, y un montaje que, por momentos, juega con los enlaces “a la antigua”. Pero es precisamente el apego a ese estilo, lo que más termina perjudicando a la película. El “film noir” aquí es una suerte de corset que aprieta más que sostiene a la historia, volviéndola presa de su propio estilo. Pese al nivel del elenco en su totalidad, las actuaciones resultan ser llamativamente frías y esquemáticas, y la historia, si bien está correctamente narrada, avanza perezosamente, tendiendo en exceso a dispersarse. Por otra parte, el alto nivel técnico ayuda a disfrazar algunas imprecisiones que cometen Darín y Hodara, por su condición de directores principiantes. En vano sería pensar qué hubiera hecho Mignogna en su lugar, ya que buena parte de las falencias de La señal, radican en su guión, carente del dinamismo y la profundidad de personajes, características esenciales del policial negro americano. El resultado final, un lindo adorno, un bonito jarrón, sin nada adentro.

publicado por Leo A.Senderovsky el 28 junio, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.