Nada le sobra a esta descomunal obra que dibuja uno de los lienzos más oscuros y terribles de la condición humana.

★★★★★ Excelente

Pozos de ambición

De repente pensé que KUBRICK resucitaba para rescatar al cine con su grandilocuencia acostumbrada. Al cabo de los minutos me doy cuenta que tengo demasiada imaginación pues el director no es otro que el idolatrado autor de magnolia PAUL THOMAS ANDERSON poseído por el espíritu del inolvidable cineasta de la naranja mecánica.

Pozos de ambición respira clasicismo por los cuatro costados con todas las características que harán de ella una obra magna con el paso del tiempo un título imprescindible que demuestra que de vez en cuando el cine si es un arte.

Un REMAKE de gigante pasado de revoluciones con el impresionante DANIEL DAY LEWIS que vuelve tras uno de sus periodos de silencio tras GANGS OF NEW YORK, en ocasiones me pareció ver en pantalla al mismísimo MARLON BRANDO pues el intérprete británico compone uno de esos personajes con las entrañas que se come la cámara con la fuerza de un tren de mercancías.

Una obra mastodontica desde el retrato de unos personajes movidos por la codicia, la corrupción y la falta de ética donde entras en una dinámica destructiva donde la demencia se apodera de todos los personajes en un descenso a los infiernos que te lleva al final poco ortodoxo pero realmente terrorífico.

Una fotografía un tanto austera aunque refleja a la perfección los áridos paisajes, nada le sobra a esta descomunal obra que dibuja uno de los lienzos más oscuros y terribles de la condición humana.

Evidentemente no es cine para todos los públicos ya que se le debe reconocer una obra bastante densa pero si entras en ella no podrás salir.
Lo mejor: Destila la épica del cine clásico.
Lo peor: Algo densa.
publicado por Andrés Pons el 6 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.