Un espectáculo que apunta y da en el blanco, que no es habitual en la actual cartelera. En resumen, si quieren saber lo que es una aventura épica, aquí está para ustedes: El señor de los anillos: Las dos torres. Disfrútenla…

★★★★★ Excelente

El señor de los anillos: Las dos torres

El universo Tolkien parece a primera vista un desafío inabarcable tanto por su extensión como por sus infinitas sub-tramas y sus varios y variados personajes. Después de ver esta película y la dirección que realiza en ella Peter Jackson, pareciera bastante fácil de hacerlo o por lo menos, la mejor manera de lograrlo.

Más increíble parece que sea el mismo Jackson que comenzó su carrera con Bad Taste (Mal gusto, 1988) una película gore-trash con el fácil rótulo de bizarra, pero de una simpatía y una improvisación en dosis exageradas, demostrando ahora un crecimiento y madurez (con films de transición como Criaturas Celestiales) poco visto en directores de su camada.

Así de disfrutable vuelve a ser el recorrido por más de tres horas y pico de acción y aventuras que pasarán brevemente y mejorando aún más, el ritmo de la primera. Jackson es fiel al libro nuevamente, tomando lo esencial y sin desechar (como en la primera parte) escenas que quizás hubiéramos querido ver pero, que la hubieran hecho aún más maratónica de lo que fue.

Las dos torres se inicia a toda acción con uno de los mejores (quizá el mejor) comienzo fílmico del año. Elogiable también el hecho de haberse filmado las tres partes en continuado debiéndose a ello su narración fluida, ágil y eficaz, con excelente fotografía y demás aspectos técnicos.

Esta vez adquiere más importancia con el correr del metraje el guerrero-héroe Aragorn (Viggo Mortensen, medido e inocuo) y sus múltiples batallas con sus compañeros Legolas (Orlando Bloom) y el enano Gimli (John Davies) en detrimento del contínuo largo viaje de Frodo (Elijah Wood) y hasta del resucitado Gandalf (un como siempre excelente Ian Mc Kellen).

Otro punto a favor es haber hecho del virtual Gollum (un ser querible y detestable a la vez), un personaje funcional en la historia y no un mero entretenimiento o de escapismo y para muestra de esto, un solo ejemplo: Jar Jar Binks…

En el debe solo podemos mencionar una música incidental tediosa que subraya algunos diálogos ya de por sí solemnes y haber deseado una mayor dosis de humor, pero en verdad no necesario en este tipo de relato.

Seguramente será comparada hasta el hartazgo con sus contemporáneas Harry Potter y Star Wars sacándoles un cuerpo por el momento tanto en realización, como en efectos y en madurez, pero habrá que esperar para dar el veredicto final a que concluyan todas las sagas pero dicho está, ya les lleva una apreciable ventaja. Curiosamente en todas estas series las segundas partes son mejores que la primera, como si necesitaran sí o sí una introducción para luego poder evolucionar y adentrarse más claramente en la historia.

Una batalla final sin respiro (y un verdadero reto a superar en la tercer y última parte) coronan un film brillante en todo sentido, un espectáculo que apunta y da en el blanco, que no es habitual en la actual cartelera. En resumen, si quieren saber lo que es una aventura épica, aquí está para ustedes: El señor de los anillos: Las dos torres. Disfrútenla…
publicado por JLO el 6 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.