Para aficionados al cine indie o para pajilleros impenitentes

★★☆☆☆ Mediocre

Volviendo al tema de los carteles de cine y las películas que se esconden detrás, en este caso se corresponde bastante bien. Tenemos a dos personas haciendo un acto sexual, lo que concuerda muy bien. Y el título es un juego de palabras entre “miente conmigo” y “acuestate conmigo”. O sea, cuernos y folleteo.

La película trata sobre una chica que tiene un apetito sexual desmedido, vamos, como un hombre típico. Un día se encuentra con un chico y le surge un flechazo en lo que viene siendo la entrepierna, así que decide ir a un descampado a retozar con otro mientras el que le gustaba le ve desde el coche a la vez que su novia le afila el sable (de verdad de la buena). Y empieza una sesión de amorios y folleteos (entre los protagonistas) durante hora y media, mostrando como cambia la opinión de la protagonista sobre el sexo y el amor.

Bueno, la película tiene poco, bastante poco. En un primer vistazo, sólo tenemos una especie de película porno de bajo presupuesto, lo que no está demasiado mal. De un segundo vistazo, podemos ver una historia de amor real como la vida misma, de sexo y grumo, nada de rosas y vino. Que tampoco está mal. Pero el conjunto no mata, dado que no termina de enganchar. Los actores hacen su papel, pero no te metes en su piel en ningún momento, sobretodo choca al público masculino los actos de la protagonista. Podemos decir en su favor, que es una producción de bajo presupuesto canadiense, por lo que se centra en aspectos “baratos”, pero a mí no me terminó de gustar. Y al final me aburrí muchísimo.

Resumiendo, para aficionados al cine indie (o como se escriba) o para pajilleros impenitentes que tienen que justificar su onanismo bajo películas “serias”.
Lo mejor: La angustía que genera la soleda, y el final espectacular aunque algo excesivo.
Lo peor: No termina de rematar,no.
publicado por Tito chinchan el 14 marzo, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.