Rodada en Blanco y negro, “Belfast” del director Kennet Branagh, esta cargada de nostalgia y emociona con una historia de división irlandesa con un impecable arte que la ha transformado en una de las favoritas a todos los certámenes de cine.

★★★★☆ Muy Buena

Belfast

Un ejercicio muy usual es la de los directores de cine recordar su infancia, sus primeros recuerdos en sus respectivos entornos como lo han hecho muchos. Ejemplo de ello es la oscarizada “Roma” del mexicano Alfonso Cuarón;  “American Grafitti” de George Lucas; “Los 400 golpes” de Truffaut o “El Pianista” de Roman Polanski. Esta vez es el turno del director irlandés Kenneth Branagh, un hombre de oficio tanto en Europa como el Hollywood y al cual lo hemos visto actuando en las dos últimas cintas de Christopher Nolan,  “Dunkirk” y “Tenet”

La película comienza con tomas generales del Belfast actual y luego se sumerge en un plano de las calles en blanco y negro de 1969, con niños jugando y adultos gritando en una escena de vida bulliciosa casi en un estado idílico y familiar. El pequeño de nueve años Buddy juega y saluda a todo el mundo pero pronto se encuentra con una escena voraz. Bombas motolov, palos y gente gritando y atacando a vecinos de una calle de católicos, el no entiende nada y su madre pronto corre a protegerlo. Sin decirnos mucho son los protestantes que intentan expulsar a los católicos de una comunidad es lo que ocurre.

A pesar de ello, de los alambres de púas, barricadas y soldados resguardando los habitantes, los niños sobre todo se abstraen del fondo de la tensión que genera la religión. El film nos invita a mirar un drama a través de los ojos de un niño, que  es un buen ejercicio que vimos con “Machuca” de Andres Wood con el golpe de estado en Chile y con “Imperio del sol”,  con un pequeño Christian Bale en la cinta de Steven Spielberg. Buddy puede estar preocupado de que sus padres muden a Inglaterra o Australia pero también le preocupa impresionar a una niña de la escuela. La película está llena de vida, humor, tragedia y comedia, una mezcla cargada de nostalgia y sentimentalismo  que incluso nos invita a ver algunos clásicos del cine que la familia acude asiduamente a una sala donde ven películas incluso con los abuelos.

LA cinta protagonizada por Jamie Dornan(50 Sombras de Grey), que  interpreta al padre que se ve obligado a viajar a Inglaterra por trabajo durante semanas. Por su parte esta su esposa encarnada por la bella Caitríona Balfe, madre que cuida a los niños en su ausencia y nunca parece menos que radiante a los ojos del pequeño Buddy. Mientras tanto, Judi Dench y Ciarán Hinds son los platos fuertes de la actuación e interpretan a los abuelos. Y como Buddy, Hill no solo se parece a lo que piensas que probablemente Branagh lucía a esa edad, sino que es la persona más visible en la pantalla, incluso cuando la comparte con estrellas y leyendas.

Belfast es rica visualmente debido a su blanco y negro y varias tomas en contrapicado situando a los personajes siempre mirando hacia el cielo esperanzador.  La cinta toma un breve lapso de la vida de su director que esta en gran forma para haber dirigido este drama que tiene tinte de comedia en muchos pasajes como diciéndonos que la vida a pesar de las adversidades hay que tratar de seguir riendo y eso solo lo puede decir al parecer un Irlandés. Atención con la incorporación del tema del grupo “ Love Affair , Everlasting Love”,  un acierto incluirlo en el film.

 

 

Lo mejor: rodar en blanco y negro. El arte y los encuadres
Lo peor: nada
publicado por David Lizana el 23 diciembre, 2021

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.