Pero esta película será bautizada como obra maestra, cine puro y todo lo que quieran porque es “potita” y “herposa”, pero es cine artificioso en estado puro.

★★☆☆☆ Mediocre

La vida secreta de las palabras

Ya he visto la cacareada “obra maestra” y una prometedora película de Isabel Coixet. Entré con muchas ganas a verla porque es una de las promesas del cine español para este año, aunque esté rodada en inglés y con un reparto internacional en el que sólo está Javier Cámara por parte española. Producen los Almodóvar y MediaPro.

Como no quiero darle demasiada publicidad, sólo diré que cumple con los típicos tópicos de obra que quiere ser profunda y densa. Repite constantes: personajes con un terrible y secreto drama en su pasado (en este caso añade una protagonista totalmente antipática y amargada), y todo sirve para una supuesta explosión de emociones contenidas que sirve de nexo de unión entre dos personas solas y heridas a su pesar. ¿A que suena a la típica explicación sesuda de “indie”?

Pues así es. Esta película refleja cómo hacer un perfecto drama artificioso, cómo intentar conseguir lágrimas y emociones de la forma más pueril (aunque la relación Robbins-Polley son los mejores momentos) y alternar la atención de forma ingenua de un drama personal a un drama colectivo. Una de las cosas más atractivas en los guiones es lo que cuentan los personajes sin expresarlo verbalmente o al menos no abierta o directamente.

Pero esta película será bautizada como obra maestra, cine puro y todo lo que quieran porque es “potita” y “herposa” y cumple perfectamente con todos los cánones de cine “indie” al igual que cumple con los tópicos del cine de acción una de Van-Damme, pero es cine artificioso en estado puro. Y como todo, tendrá sus espectadores, fieles, seguidores y admiradores… y detractores.
Lo mejor: Los actores.
Lo peor: La artificiosidad del guión-dirección y el doblaje. Y las decenas de planos fuera de foco.
publicado por Israel 'Yojimbo' Nava el 6 febrero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.