El caballero oscuro: la leyenda renace

Mi primer y peor “Batman” del cine fue Michael Keaton, actor al que detesto, aunque  a su favor decir que en las dos películas que protagonizó le acompañaron el mejor villano de toda la saga, el Joker, a quien dio vida  Jack Nicholson,  quien bien podría haberlo interpretado sin gota de maquillaje ya que su capacidad para aterrorizar solo con su rostro quedó bien patente en “El resplandor”, y Michelle Pfeiffer que gracias a su rostro afilado, sus movimientos ondulantes y sus ojos felinos es la única e incomparable Catwoman sin necesidad de mascara. En la siguiente película el traje pasó a Val Kilmer y de éste a George Clooney cuyas deplorables interpretaciones como el hombre murciélago estuvieron a punto de enviarlo al fondo de su cueva por siempre jamás. Pero entonces llegó Cristopher Nolan  y con su “Batman Begins”, y ese aura atormentada y trágica que Cristian Bale imprimió al personaje, devolvió al superhéroe el prestigio que había perdido.En “The Dark Knight Rises (Batman 3)” Batman se ha recluido del mundo dejando creer a todos que fue el culpable de la muerte del fiscal del distrito Harvey Dent. La ciudad parece no necesitarle hasta que aparece un terrorista poco original que cubre su cara con una máscara como la de Predator.Tal vez sea el hastío de Bale, cansado de interpretar a este personaje, o el nerviosismo del director, ante su incapacidad para superar la primera de la saga que dirigió, el caso es que todo se descontrola y tenemos un batiburrillo infumable y muy muy previsible.Destacar los “homenajes” a filmes clásicos: la escena en la que el policía, primero en la línea sucesoria para el puesto de Batman, acude al hospital vacío para salvar la vida del comisario, intenta, sin conseguirlo claro, imitar la magnífica escena de “El padrino” en la Michael Corleone corre al hospital para evitar que maten su padre que yace malherido en una habitación del mismo. En cuanto a la batalla entre sicarios y policías recuerda sobremanera a las míticas persecuciones policiales que sufría a menudo el gran Harold Lloyd por las calles de Nueva York.En esta ocasión Batman se convierte en un auténtico mamporrero (por los puñetazos que suelta a diestro y siniestro), desmitificando eso de que era el único súper héroe sin poderes que solo hacía uso de su gran inteligencia.Y esto sin hablar de  Anne Hathaway, “la gata descafeinada  sobre la ”batmoto de culo en pompa” (suertudo el que vaya de paquete  je, je).En fin, un final decepcionante para el mejor Batman de la historia. Hacia la mitad de la película adivine exactamente cómo iba a acabar la película…  

 

Lo mejor: Bufff! no sé que decir
Lo peor: Lo decepcionante y previsible que ma ha resultado.
publicado por Teresa Suarez el 8 agosto, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.