Un interesante estudio psicológico sobre la paranoia, que el director consigue plasmar gracias a una alucinatoria atmósfera y a una narración carente de ritmo, algo desesperante y tediosa, en la que no pasa nada hasta el desbordante clímax final

★★★★☆ Muy Buena

Roman Polanski dirige y protagoniza este curioso y extravagante film que estudia lo enrevesada que puede llegar a ser la mente humana. También escribe junto a Gérard Brach un imperfecto guión que adapta libremente la novela de Roland Topor Le locataire chimérique. El quimérico inquilino es una de las propuestas más febriles del director polaco, que en su día fue despreciada por el público significando un fracaso, pero que hoy en día es considerada una película de culto.

Un interesante estudio psicológico sobre la paranoia, que el director consigue plasmar gracias a una alucinatoria atmósfera y a una narración carente de ritmo, algo desesperante y tediosa, en la que no pasa nada hasta el desbordante clímax final. Una mente sosegada es expuesta a una serie de estímulos patológicos, convertidos en un variopinto grupo de personajes la mar de surrealistas, que devoran la cordura de esa mente incómoda y que no es aceptada por un ambiente negado.

La sensación final es la de haber vivido una auténtica pesadilla, con una historia aparentemente no tan predecible pero que ha sido muy trillada a lo largo de la historia del cine. Recomendable para quien no haya visto mucho cine.
publicado por Ángel López Gallego el 18 julio, 2012

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.