Interesante propuesta de Rupert Sanders, con un nivel visual superior al narrativo (donde patina un poco en un segundo acto demasiado largo) y en la que brilla el trabajo de Chris Hemsworth y, a ratos, Charlize Theron

★★★☆☆ Buena

Blancanieves y la leyenda del cazador

Pues está claro, no?

Charlize Theron es la más bella del reino. Está claro que para gustos se hicieron los colores, pero lo cierto es que la fantástica actriz sudafricana llena completamente la pantalla en esta sui generis versión del cuento de los Hermanos Grimm. Y no por la belleza, que éso es totalmente subjetivo, sino porque tiene un carisma, una presencia, una elegancia y una fuerza escénica con la que Kristen Stewart hoy en día no puede ni soñar.

Aclarado ese punto, lo más fácil sería comenzar esta crítica como normalmente se está haciendo, citando aburridamente las otras versiones de la historia que han aparecido últimamente, o esa sanísima revisión que parecen revivir los cuentos de hadas en los últimos tiempos. Pero dejemos éso para otros comentarios y otras críticas.

Rupert Sanders, sin rastro de la habitual torpeza o mediocridad de los debutantes, filman un espectáculo visual de primer orden, en lo que más destaca es precisamente el aspecto más visual. Hay mucho de efectos visuales (maravillosos, por cierto), por supuesto, pero no se debería ignorar la pericia visual de Sanders. Por momentos, el realizador obsequia al público con imágenes de una belleza espectacular, bien por el uso del color y la luz (Blancanieves, William, la manzana y la nieve…) o por lo pesadillesco de las mismas (los árboles y la tierra atacando a Blancanieves). Por momento parece como si quisiera convertirse en una mezcla de Tim Burton y el Ridley Scott de Legend y Robin Hood. Inmejorables maestros, sin duda…

La épica del relato se ve resaltada por la partitura del siempre magistral James Newton Howard, y la batalla final roza la perfección por su efectividad, así como el prólogo. El sentido del humor, muy logrado, corre como siempre a cargo de los enanos, aquí en manos de actorazos como Toby Jones, Ray Winstone, Bob Hoskins o Ian McShane.

¿Cuál es el problema entonces? Pues algo tan sencillo y tan grave como que la película pierde el ritmo en su segundo acto, y éso ocurre porque es sin duda demasiado larga. Aligerar las pesquisas de Blancanieves y el Cazador por el bosque habría solucionado el problema, porque lo cierto es que hay algunos bostezos entre el público, y éso no es buena señal.

Menos mal que Chris Hemsworth da lo mejor de sí (seguramente es un actor capaz de mucho más de lo que ha hecho hasta ahora, que es ser el guapo de la película), y Kristen Stewart demuestra que tiene algo más de sangre en las venas que la mostrada en Crepúsculo. Está correcta, no molesta, y resulta creíble en los momentos más importantes, pero sigue abusando demasiado de esa expresión "colgada" con mirada perdida-soñadora. Sam Claflin poco puede hacer con su sosísimo personaje. Y Charlize Theron se mueve peligrosamente entre el domino de los momentos más dramáticos y la sobreactuación en otros (esos gritos… esas caras…).

En definitiva, una película recomendable, con muchos aciertos y un fallo que le impide llegar a sobresaliente. Una lástima.

Lo mejor: Chris Hemsworth, la realización de Rupert Sanders y el sentido del humor que aportan los enanos
Lo peor: Es demasiado larga y se hace aburrida en algunos ratos
publicado por Alba Viñallonga Cruzado el 2 junio, 2012

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.