Una película maravillosa, limpia, sobria y sincera.

★★★★☆ Muy Buena

El niño de la bicicleta

Dicen que siempre hay una primera vez. El cine de los hermanos Dardenne era totalmente desconocido para mí, hasta que vi ‘El niño de la bicicleta’, película premiada en el pasado Festival de Cannes con el Gran Premio del Jurado. Se trata de la cotidiana historia de un niño que ha sido abandonado por su padre en un centro de acogida. Pero un día escapa en busca de su padre y conoce accidentalmente a Samantha (Cécile De France está perfecta en su papel), una bondadosa peluquera que le acoge en su casa los fines de semana.

El cine de los belgas puede describirse, en parte, como cine social, pero sobre todo es cine emocional en estado puro. Para conseguirlo solo se necesita una cámara, a los hermanos Dardenne y una historia que contar, obteniendo como resultado un cine tan transparente y real en el que los sentimientos fluyen con total naturalidad. El silencio se convierte en un grito que dice la verdad, si nos engañamos a nosotros mismos estamos siendo egoístas y si dices que no es verdad, estás mintiendo.

‘El niño de la bicicleta’ de Jean-Pierre y Luc Dardenne está narrada con una sencillez magistral, siempre expuesta al interior contrastado del chaval. Entre la cámara y los sentimientos no existe intermediario, solo intervienen los hermanos belgas para hacer lo patente en latente. Limpia, sobria y sincera, donde la bellísima y breve melodía de Beethoven suena en los momentos más cruciales. Una gran película europea.

publicado por Ángel López Gallego el 17 enero, 2012

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.