Cuarta película como director de Andrew Niccol (suyo era también el guión de El show de Truman), quien debutara tras las cámaras con la interesante Gattaca. En esta ocasión vuelve al futuro y a la ciencia ficción, temas ya tratados en su opera prima, para mostrarnos una peculiar sociedad en la que el dinero ha sido sustituido por el tiempo, que se utiliza como moneda de cambio para conseguir bienes y servicios, hecho que acentúa claramente las divisiones entre clases sociales, convirtiendo a los millonarios en seres prácticamente inmortales y a los pobres, sin recursos, en cadáveres ambulantes pendientes constantemente del tiempo de vida que les resta, viéndose obligados a mendigar a cambio de unos pocos minutos más. Al igual de lo que ya sucedía con Gattaca, la sociedad que dibuja Andrew Niccol funciona a la perfección, a la vez que nos muestra un futuro terrible. El problema es que, a diferencia de su anterior trabajo, en esta ocasión, una vez presentada la sociedad sobre la que transcurrirá la historia, el resto del guión termina resultando ser de lo más estúpido que se le puede arrojar a un espectador a la cara.

En esta sociedad que nos presenta la película, los humanos envejecen hasta los veinticinco años de edad, momento en que se les pone en marcha una especie de reloj digital fluorescente en la muñeca, sobre la misma piel (algo de debe molestar lo suyo a la hora de irse a dormir), a partir de cuyo momento solo les queda un año para lograr adquirir más tiempo (trabajando, apostando, robando…) y así poder seguir con vida. Resulta que el prota de la peli es un tipo de clase baja que vive en los suburbios de una gran ciudad pero que, un buen día, por accidente, recibirá un cuantioso ingreso de tiempo en su cuenta particular, convirtiéndolo al instante en un millonario, asegurándole una longeva existencia. Para definir a nuestro personaje protagonista diremos que es un tipo que, nada más empezar la cinta, suelta la frase: "tranquilo, no voy a correr ningún riesgo" y, automáticamente, a partir de ese preciso instante, todo el mundo parece tener unas ganas enormes de cargárselo, lo que le obligará a estar huyendo durante el resto de metraje.

Así pues, con todo el tiempo del mundo a su favor, el tipo, en lugar de disfrutar de todo su caudal, se erigirá como cabecilla de los oprimidos dirigiéndose hacia el centro de la ciudad, donde viven los ricos, buscando vengarse de las clases altas. Por desgracia, nuestro héroe, debería haber empleado algo del tiempo del que dispone para trazar un plan válido, porque en menos que canta un gallo ya nos lo volvemos a encontrar de vuelta en su antiguo barrio, con la poli pisándole los talones y con una rica heredera como rehén. ¡Si es que así no se hacen las cosas, hombre!. Total, que a partir de ese momento la pareja se convertirá en objeto de deseo de todo el mundo (ricos, pobres, polis, mafiosos…) que disponga de algo de tiempo para darles caza.

Como comprenderán, en el film no encontrarán grandes clásicos de la interpretación debido a que todos los personajes de la historia deben aparentar tener veinticinco años. Como pareja protagonista encontramos a Justin Timberlake, que parece que definitivamente se pasa a la interpretación con tres películas estrenadas en este 2011 (y que intervendrá en la nueva de los Coen) y a Amanda Seyfried, una actriz suficiente válida que, por desgracia, parece no acabar de encontrar su sitio en Hollywood (Mamma Mia, Jennifer’s body, Chloe, Caperucita Roja) lo que la obliga a ir dando bandazos a la hora de escoger papeles. Después de verla en In time lo mejor será que siga buscando. La mayor parte de carga emocional de la cinta reside en verlos correr una y otra vez ante sus variados perseguidores. Así que casi que sería mejor valorarlos como atletas más que como intérpretes. Mención aparte merece la química existente entre ambos. La sigo buscando, cuando encuentre algo les aviso. En la peli también podrán encontrar a Cillian Murphy (28 días después, Sunshine) como uno de los malos y a Olivia Wilde (la doctora 13 de House) interpretando a la madre de Justin Timberlake, a pesar de lo cual la película evita, en todo momento, tocar el espinoso tema del complejo de Edipo. ¡Anda que no hubiera molado que hubieran ido por ahí los tiros!

El punto de partida de la película es interesante y atrayente. Además, la sociedad expuesta por el guión resulta ocurrente y bien planteada. Con todo, la sensación de estar viendo algo que podría llegar a estar bien puede llegar a durar en el espectador, tirando largo, poco más de diez minutos. Porque la historia no tarda mucho en empezar a desmoronarse a marchas forzadas, mientras se tiene la extraña sensación de que prácticamente todas las decisiones tomadas por el film, después de su buen arranque, resultan equivocadas. Y es que no deja de ser sorprendente la facilidad del guión por conseguir hacer creíble una sociedad futurista en la que el tiempo es moneda de cambio pero que, en cambio, se muestra incapaz de lograr que nos creamos un estúpido idilio amoroso entre dos jóvenes salidorros como monos, provenientes de distintas clases sociales. La cinta termina mostrándose tan inoperante en ese apartado como en el de intentar disimular y/o adornar su constante y reiterativa crítica hacia la sociedad actual en general y al capitalismo en particular. Eso si, hay muchos tiros, explosiones, saltos, carreras, huidas, peligros, adrenalina y demás alicientes del thriller de acción hollywodiense actual. Ustedes deciden.

publicado por Jefe Dreyfus el 2 enero, 2012

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.