(floja comedia que juega en el terreno de lo vulgar, donde las chicas salvan la función)

★★☆☆☆ Mediocre

El cambiazo

Otra comedia, clasificada R en los Estados Unidos,  llega a nuestras pantallas. De entrada, parece un plato agradable: tenemos de primero la calificación R, lo que supone tacos, vulgaridades y sexo. De segundo plato, dos actores de probada solvencia cómica, como son Jason Bateman y Ryan Reynolds. Y de postre, dos delicias divertidas, de nombres  Leslie Mann y Olivia Wilde. Pues bien, lo que podría haber sido un menú de primera, termina pareciéndose más al peor plato del KFC.

 

El principal problema de El cambiazo es su guión, o más bien, su punto de partida. Dos amigos, un padre de familia (Bateman) y otro un ligón empedernido (Reynolds), cambian sus respectivas vidas al mear en una fuente mágica. Una soberana gilipollez, que aprobaría algún productor puesto hasta las trancas de algo. Teniendo en cuenta que la premisa es más propia de un film Disney que de una comedia salvaje, al menos debería ofrecer una cantidad de chistes pasados de vueltas, que no llegan en ningún momento. Al contrario, tenemos una previsible historia, en la que los amigos descubren lo importante de la vida, y se descubren a si mismos.

 

Los chistes son vulgares, incluyendo mierda (por un tubo), sexo chusco (embarazadas) y mucha escena y comentario testicular. El problema es que da la sensación de acumular para simplemente provocar, como ocurría en la insuficiente Caballeros, Princesas y otras bestias. Soy el principal defensor del caca, culo, pedo, pis, pero hay que saber administrar, y especialmente como encajar, este tipo de chistes dentro de la propuesta. El cambiazo comienza con unos bebes cagando, literalmente, en la cara de Bateman a chorro.

 

Negativo resulta también (y esto me duele decirlo) Ryan Reynolds, irritante en su papel de ligón y poco creíble cuando cambia cuerpo con Bateman. Además de tener un peinado realizado por su peor enemigo.

 

No todos son puntos negativos. Existen escenas divertidas (el rodaje de porno light), Bateman esta acertado en casi toda la función (este tipejo resulta más divertido cuanto más histriónico, aunque parece encasillado en papeles de buenazo), y que decir de Leslie Mann, a la que siempre es un placer ver y disfrutar (en esta cinta en toda su esplendorosa y divertida desnudez) y la bomba sexual Olivia Wilde (aquí con doble de cuerpo).

 

Verla no hace daño, pero saltársela tampoco.

Lo mejor: Leslie Mann y Jason Bateman
Lo peor: El argumento
publicado por Alberto Zamora López el 6 noviembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.