Una comedia capaz de endulzarnos el día.

★★★☆☆ Buena

Tímidos anónimos

Resulta realmente curioso que el director francés Jean-Pierre Améris sufra de timidez patológica, y haya convertido su enfermedad en materia prima de una comedia capaz de endulzarnos el día. Sus 80 minutos de duración son exquisitos, dulces pero no empalagosos, que se hacen más bien cortos. La sencillez y la naturalidad con la que son tratados los personajes hacen de ésta comedia romántica toda una delicia.

 

Jean-Pierre Améris se sirve de dos personas con problemas de timidez y miedo escénico, que cada día luchan por superar sus dificultades. El buen humor, la mirada honesta de su director, la originalidad y la cotidianidad del amor se funden en una fina capa de amargura. El amor y el chocolate son compatibles, siempre funcionan, incluso cuando hay un poquito de irrealidad. La química entre Isabelle Carré y Benoît Poelvoorde se degusta con total satisfacción, que emociona de manera cómoda.

Lo mejor: La primera cita en el restaurante.
Lo peor: Ciertas dosis de convencionalismo.
publicado por Ángel López Gallego el 30 octubre, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.