Aventura dinámica, de original estética que te devolverá a la infancia

★★★☆☆ Buena

Pánico en la granja

Nacionalidad: BelgaProductores: Philippe Kaufman, Vincent TavierGuión: Stéphane Aubier, Guillaume Malandrin, Vincent Patar, Vincent TavierFotografía: Jan VandenbusscheMontaje: Anne-Laure GuéganMúsica: Dyonisos, French CowboyDiseño de producción: Gilles CuvelierAnimacion: Steven de Beul, Stéphan Aubier, Marion Charrier, Zoe Goetgheluck, Florence Henrard, Vincent PatarCreación de figuras: Marion Charrier, Zoe GoetgheluckSo: Valéne Leroy Voces: Stéphane Aubier, Jeanne Balibar, Nicolas Buysse, Véronique Dumont, Benoît Poelvoorde

Distribuida por: Sherlock Films

PÁNICO EN LA GRANJA (Panique au village), escrita y dirigida por Stéphane Aubier y Vincent Patar, (Se conocieron siendo estudiantes de la École d´Arts Visuels de Bruselas y su primera colaboración, la serie Pic Pic André Shoow , les reportó fama internacional. Panique au village, su primer largometraje, se basa en una exitosa serie de piezas creadas para la televisión, es la adaptación al largometraje de la serie belga de animación de episodios de corta duración, unos cinco minutos) es una delirante y original comedia de animación y aventuras.

Presentada en el Festival de Cannes, ha obtenido, entre otros, el Premio del Público en el Festival de Cine Fantástico de Austin y el Premio a la Mejor Película de Animación en el Festival de Sitges.

Indio y Cowboy son especialistas en provocar catástrofes. En cuanto traman algo, se lía una buena. En esta ocasión, quieren dar una sorpresa a su inseparable amigo Caballo en el día de sus cumpleaños. ¿Qué regalo pueden hacerle? ¡Le construirán una barbacoa y celebrarán una gran fiesta con el resto de vecinos de la granja! Es una idea genial, de no ser porque los traviesos Indio y Cowboy cometen una pequeña equivocación al hacer el pedido de ladrillos, lo que estropea sus planes. Aun así, todos viven un cumpleaños inolvidable, ¡pero no precisamente tranquilo! El enredo arrastra a Indio, Cowboy y Caballo a vivir disparatadas aventuras, y a encontrarse con peculiares y desternillantes personajes mientras recorren todo el mundo, desde las estepas nevadas hasta el mismísimo centro de la Tierra. ¡Ya nada volverá a ser como antes tras estallar el pánico en la granja!

Creada en 2009, se ha proyectado en España como parte la programación de Animac, hemos tenido que esperar hasta 2011 y su paso por diferentes festivales para poder disfrutarla en la gran pantalla. Está protagonizada por auténticos juguetes de nuestra infancia como indios, vaqueros y otros muñecos de plástico, animados mediante la técnica del stop-motion. Un torrente de fantasía irresistible, visualmente ingeniosa y narrativamente fascinante.

Tres años trabajando en el guión de Panique au Village. Durante esos años, escribieron y retocaron la historia, los gags y los diálogos. En España la serie de referencia para la creación de la película no es conocida, por lo que las consideraciones a diferencias con esta no parecen tener sentido, sin embargo, no importa, la película en sí, es visualmente arriesgada, mezclando los dibujos, las figuras de soldados y vaqueros con efectos de animación y texturas, con colores brillantes y sonidos sugerentes, realmente es difícil calificar al tipo de público al que va dirigido, ¿para niños? Tal vez, pero no demasiado pequeños, yo diría que a partir de 9-10 años y de ahí sin límite.

Su estética es original y surrealista, recuerda (tal y como sus creadores han comentado alguna vez) a las historias que inventábamos algunos de pequeños, para muchos de nosotros una infancia común, cuando nuestras madres forraban el tambor de detergente donde guardábamos todos esos juguetes descabalados, unos pocos soldados de plástico, vaqueros, indios, algún caballo, ovejas, coches en miniatura, piezas sueltas de un fuerte, un paracaidista, etc. después vaciábamos el bote en el suelo y creábamos asombrosas aventuras con esos juguetes sin relación, ovejas asesinas, indios que se lanzaban en paracaídas… una vuelta a la infancia pero con la nostalgia del pasado.

Una historia sencilla en su globalidad, elementos sencillos con personajes sencillos y entrañables, con movimiento constante pero sin articulación de los mismos ya que son muñecos rígidos, pero las emociones son capaces de transmitirse de una manera efectiva, es una historia original, con buen ritmo y que en algunos momentos te hace sonreír por la originalidad y lo absurdo de las escenas. Desde luego aunque parezca muy sencilla esto no esta llevado a su creación que resulto complicada y costosa.

Una hora y cuarto que pasa volando, por el ritmo frenético, los diferentes escenarios, los inventos originales y muy estudiados que de una forma cotidiana te sorprenden y asombran (cafeteras de tres chorros, el cepillo de dientes del caballo, etc.), las situaciones cambiantes y absurdas como Indio encargando ladrillos por Internet, Caballo va a buscar en coche a los animales cuando acaban sus clases de piano en el conservatorio, etc…

Toda esta originalidad en esta arriesgada aventura es lo que hace que valga la pena pasarse por el cine y disfrutarla.
publicado por Estrella Savirón el 13 octubre, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.