Simpática película para disfrutar de cine en familia.

★★★☆☆ Buena

Iván es un niño de once años que va a jugar contra los campeones del mundo de fútbol y va a vivir su primera gran historia de amor. Por primera vez en la historia, una selección mundial de estrellas, un equipo que congrega a millones de personas delante de la televisión, jugará contra una Selección Mundial de… ¡Niños! ¿Por qué? Para recaudar fondos y ayudar a las víctimas de un terrible terremoto ocurrido en África. Esto ocurre muchas veces: que equipos profesionales o estrellas de fútbol organizan partidos benéficos, lo que nunca había ocurrido antes es que un partido así lo jueguen NIÑOS. Y ahí empieza nuestra película: Iván, un niño de once años, es elegido para participar en la Selección Mundial Infantil. Al mismo tiempo, Iván tendrá que conquistar a Paula y competir con Morenilla, un niño de su colegio que anda detrás de la misma chica, que le saca una cabeza, y que además es mucho mejor jugando al fútbol. Usando como argumento principal el mundo del fútbol se perfile una historia pensada especialmente para los más jóvenes, en la que se debate el valor, la rivalidad, la superación y el amor. De todo esto se obtiene una comedia familiar que gustará a niños y niñas y también a los adultos gracias a la presencia en el guión de Fernando Tejero, Ernesto Alterio y Antonio Resines que ponen un toque de humor sencillo y ocurrente. Las interpretaciones tanto de los adultos como de los niños son correctas, el desarrollo de la película, en la línea de Roberto Santiago, tal y como nos tiene acostumbrados (El penalti más largo del mundo, etc.). Roberto también nos tiene acostumbrados a la presencia en sus películas de Fernando Tejero, en este caso, la combinación, Tejero-Alterio como reporteros de una cadena de deportes ha resultado muy agradable y divertida.  Roberto Santiago parte de una novela escrita por el mismo y cuyo guión fue realizado además con la colaboración de Pablo Fernandez para dirigir esta película, donde los adultos no tienen papeles excesivamente largos ya que el peso de la película lo llevan los niños y en especial Oscar Casas (Iván) al que ya hemos visto en series como Águila Roja. Película que podemos calificar como simpática, sales del cine con una sensación agradable por lo sencilla y sincera, sin olvidar por supuesto que esta dirigida a un público determinado. De niños para niños (ya que el equipo de fútbol de los niños esta formado por chavales de 11 años, podéis haceros una idea de la edad), sencilla y dinámica, una buena apuesta de cine en familia.
publicado por Estrella Savirón el 10 octubre, 2011

Enviar comentario

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.