Sentimientos y relaciones reales como la vida misma…

★★★★☆ Muy Buena

Another year

Mike Leigh nos tiene acostumbrados al realismo social en sus películas, esta vez no iba a ser menos aunque Another year no es tan cruda como otras de sus películas, es alegre pero al mismo tiempo llena de melancolía, es como un dulce con una capa crujiente que lo recubre, alegre y apetitoso por fuera que esconde más de lo que crees en su interior. No es la mejor de sus películas pero mantiene el listón. La película realiza un paso por las estaciones (primavera, verano, otoño, invierno) siguiendo la evolución de los personajes, que florecen, se marchitan, caen, y el ciclo vuelve a empezar como la misma vida. Partiendo de un matrimonio maduro, con su relación de pareja, idílica, con la serenidad del tiempo recorrido juntos y la seguridad de la complicidad, de esas que todos conocemos pero que realmente son bastantes escasas, con comprensión, respeto, amor, etc., alrededor de este matrimonio se contemplan las relaciones propias y las de las personas que les rodean y que están implicadas en sus vidas.  Los personajes que se mueven alrededor de la pareja son el hijo de esta, el hermano del marido, un amigo del marido, las compañeras del trabajo de la esposa y en especial María. De entre ellos, además del matrimonio, tiene especial trascendencia Maria, en contrapunto a la relación de pareja feliz, que en un principio se presenta como una mujer independiente, ocupada y feliz, pero que durante el transcurso de las estaciones nos va mostrando su verdadera cara, la insatisfacción, la soledad, los problemas para relacionarse con el sexo contrario, la amargura de una existencia vacía y la intensa dependencia emocional con el matrimonio, para así sentirse parte de algo. Desde mi punto de vista, los personajes están demasiado enganchados a clichés superficiales, el matrimonio bueno y feliz que siempre está ahí para recibir y consolar a sus amigos, cocinan, ríen, tienen huerto, no fuman, no beben en exceso, cumpliendo los convencionalismos sociales al 100%, por el contrario, los infelices, no saben cocinar, beben en exceso, fuman, llevan una vida desordenada, supongo que para hacer más énfasis en su realidad, sin embargo, esto provoca que en algunos momentos se hagan largas algunas secuencias. En resumen: Sentimientos y relaciones reales como la vida misma, la dificultad de la convivencia, la soledad, la vejez, la decepción, la muerte etc., así, puede parecer una película cruda, pero en realidad esta contado desde la perspectiva sosegada, amable e incluso alegre de este matrimonio maduro formado por Gerri (Ruth Sheen) y Tom (Jim Broadbent), una buena película, te mantiene fijo a la pantalla con la cotidianeidad.  
publicado por Estrella Savirón el 7 octubre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.