Hombre, 40 años, moreno, estatura baja, complexión media…no parece el típico protagonista de comedia romántica y desde luego el director lo sabe. Éste no será el único estereotipo con el que romperá.

Hombre, a las puertas de la treintena, alto, rubio, ojos azules… siempre tuvo que haber un antagonista deseable.

Un padre de familia se ve en la calle tras un rápido divorcio. Cornudo y apaleado llamará la atención de un apuesto joven que en él verá la inspiración como Miguel Ángel la vio en aquel bloque de marmol. Un musculoso Sancho Panza (no podía ser de otra forma, es americano) ayuda al prota a salir de la rutina y vivir la juvenil sexualidad que nunca disfrutó.

Ryan Gosling nos enamoró en el diario de Noa y nos acaba de conquistar esta vez de otra forma muy muy distinta a aquella dulzura anterior.

Pero para traer consigo toda esta sexualidad se han ayudado en dejar de manera gratuita a las mujeres como subordinadas de la pasión y reafirmando la idea de objeto sexual. "¿Asi son las mujeres ahora?" pregunta Cal Weaver, desde luego películas como ésta otorga a las feminas mucho que decir.

Obviando este tema, porque ahora no procede, el film sale de la casposidad de las comedias románticas con bastante soltura, reirse de uno mismo es de lo más inteligente que hay.

Un coctel muy calentito a ratos y refrescante a otros que deja un sabor demasiado dulzón al final.

Lo mejor: Ryan Gosling en todo su esplendor
Lo peor: el lugar en el que deja a la mujer
publicado por Noelia Gago el 6 octubre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.