Un atractivo, contemporáneo e inusual thriller psicológico.

★★★★☆ Muy Buena

Hard candy

La ópera prima de David Slade viene de la mano de la polémica y la incitación. En ella el pulso narrativo no decae ni un segundo y la historia toma un giro imprevisto en el que los protagonistas cambian los roles. Una niña de 14 años, interpretada fría y convincentemente por Ellen Page, sólo necesita unos segundos para adueñarse de la pantalla frente a un alterado y subalterno Patrick Wilson.

Un atractivo, contemporáneo e inusual thriller psicológico que resulta en su mayor parte indigerible y desagradable de ver, pero con el que no puedes apartar la mirada ni un instante de la pantalla. El terror psicológico, aquí muy efectivo, se hace latente en diálogos inteligentes y en insinuantes primeros planos. Pero su oscuridad resulta aclarada por el uso innecesario y abusivo de secuencias que muestran la labor de su director en el ámbito publicitario y de videos musicales.

Lo mejor: La ignorancia del espectador.
Lo peor: Que se la pierda.
publicado por Ángel López Gallego el 25 septiembre, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.