El sueño y el tiempo se unen en una perfecta composición visual, para ser filmada a cámara superlenta y con unos efectos especiales magistrales.

★★★★☆ Muy Buena

Origen

Antes de hablar de ‘Inception’ retrocedamos en el tiempo, concretamente hasta los orígenes de Christopher Nolan como director de cine. En 2000 Nolan presentó una propuesta de insólita originalidad en su tratamiento del montaje, ‘Memento’. Una obra de culto capaz de sorprender en el mercado por el hecho de invertir el proceso narrativo, empezando por el final y terminando por el principio. Ahora vuelve a innovar en el universo de la ciencia ficción con ‘Inception’, un espectáculo fascinante, emocionante y absorbente que va más allá del entretenimiento con imágenes nunca vistas.

El sueño y el tiempo se unen en una perfecta composición visual, para ser filmada a cámara superlenta y con unos efectos especiales magistrales. Pero lo que caracteriza a un espécimen de este tipo, es su condición de tratado onírico formulado por un racionalista: sin que su relato abandone las leyes de lo irracional, Nolan parece empeñado en representar un mundo fluido e inestable.

Si cogemos la célebre frase “la realidad supera a la ficción” e invertimos la posición de las palabras, obtendremos como resultado la definición de ‘Inception’. Esto Nolan lo vuelve a hacer. Vuelve ha dejarnos con la boca abierta.
Lo mejor: Las escenas en el hotel.
Lo peor: Que se la pierda.
publicado por Ángel López Gallego el 22 agosto, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.