Una comedia sincera, lúcida, sencilla y encantadora, que funciona a la perfección. Aunque la idea de Kyle Killen resulte un tanto extraña, es entretenidamente extraordinaria, voraz y sugerente.

★★★☆☆ Buena

El castor (the beaver)

Hoy me he levantado sin ninguna expectativa frente al nuevo trabajo de Jodie Foster, pero tengo que admitirlo, es una comedia sincera, lúcida, sencilla y encantadora, que funciona a la perfección. Aunque la idea de Kyle Killen resulte un tanto extraña, es entretenidamente extraordinaria, voraz y sugerente.

Jodie Foster debutó en 1991 con ‘Little Man Tate’, cuatro años más tarde realizó ‘Home for the Holidays’ y ha tardado más de seis años en volver detrás (pero no delante) de las cámaras. Y lo hace dirigiendo y protagonizando ésta intimista historia de superación, de búsqueda de la felicidad y las ganas de vivir. Una historia sobre un hombre que sufre depresión, que se comunica a través de una marioneta con cara, cuerpo y voz de castor. Mel Gibson es el encargado de dar vida a éste singular personaje, muy bien interpretado por su parte, pero con carencia de idiosincrasia. Si bien es cierto es un retrato con veracidad, sentimiento y complejidad de la depresión, pero el filme decepciona cuando se acomoda en el más puro convencionalismo. Es una película triste con un final impostado.
Lo mejor: Sus desquiciados arranques.
Lo peor: Ciertas dosis de convencionalismo.
publicado por Ángel López Gallego el 22 agosto, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.