Intimista y conmovedora es la historia de amistad entre la niña y una portera de un condominio en la cinta francesa “El encanto del erizo”

★★★☆☆ Buena

  Entre tanto estreno del cine industria bien vale la pena destacar esta pequeña película francesa que con un claro indicio de rescatar ese cine  más humano, sin artificios  y que toca el alma. Se trata de “El Erizo” – Le hérisson en francés-  dirigida por Mona Achache y basada en la novela de Muriel Barbery. La cinta de un tímido inicio, va alcanzando niveles de empatía y emotividad mostrando en lo cotidiano, aquellas historias mínimas que vemos a diario pero que no nos detenemos a observarlas. El relato se centra en una portera que representa a tantos oficios que son solitarios que muchos los ven como objetos decorativos y nadie se interesa en la persona y sus vivencias que hay detrás.La historia situada en París, tiene como protagonista a Paloma,   una niña de once años tremendamente inteligente y con un plan secreto. Antes de cumplir 12 años comienza a planear su suicidio cansada de un mundo artificioso y donde el contacto humano es precario. Para testimoniar sus últimos días toma una cámara casera y comienza registrar su vida cotidiana, a sus padres, hermana y vecinos del conjunto de departamentos de lujo que lo componen. Pero Paloma pronto centra su mirada en la portera, una discreta Renée Michel, una mujer solitaria que bajo su apariencia de inculta y arisca oculta en realidad una personalidad inteligente y cultivada través de una colección impresionante de libros.  Aparece en escena también el enigmático señor Kakuro Ozu, un japonés que acaba de mudarse al edificio y que verá en estas dos personas sus aliados.  Esta cinta gala es un hermoso drama, pequeño, que habla de sentimientos, del existencialismo y que nos invita a reflexionar del comportamientos y deseos de una sociedad contemporánea a veces deshumanizada, donde las personas en nuestra vida van y vienen, sin fijarnos mucho en los detalles,  anhelos y deseos de quienes nos rodean. Es ese aspecto el film, de carácter bonachón, me recordó en varios pasajes de otra cinta francesa como “Amelie”, ambas que propenden cambiar el mundo lideradas por mujeres bien particulares que fijan su mirada en historias mínimas, casi insignificantes para otros, pero muestran un deseo de gritar a los cuatro vientos que vivamos mejor. Este trabajo filmico símil de un docu- reality de la pequeña Paloma,  no se puede dejar pasar por alto,  asombrando por su sencillez y buenas intenciones. Sin duda,  merece la pena fijarse en él.  Calificación: Muy buena  
publicado por David Lizana el 1 agosto, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.