El film contiene uno de los finales más crudos sobre la naturaleza humana, que se han rodado en los últimos años.

★★☆☆☆ Mediocre

El hombre de al lado

El hombre de al lado narra un conflicto entre vecinos que parece no tener fin. Una simple pared medianera puede dividir dos mundos, dos maneras de vestir, de comer, de vivir. De un lado Leonardo, fino y prestigioso diseñador que vive en una casa realizada por Le Corbusier.

Del otro lado Victor, vendedor de coches usados, vulgar, rústico y avasallador. Victor decide hacer una ventana para tener más luz, y ahí empieza el problema: cada uno toma conciencia de la existencia del otro. La mirada del extraño corroe y pone en entredicho una vida aparentemente normal, y abre la puerta a los miedos, a las miserias y a las actitudes más viles.

El hombre de al lado fue filmada en la ciudad de La Plata en la única casa que el genial arquitecto suizo francés Le Corbusier diseñara en toda América, considerada una obra maestra de la arquitectura moderna.

Era un sábado por la tarde del mes de julio, primera sesión, habíamos poca gente en la sala, no sé si llegábamos a diez. En la primera parte del largometraje, no sé si debido al cansancio o a que motivo, me aburrí bastante hasta el punto de que me entro hasta sueño. La segunda parte ya me resulto más amena, debido en parte a la actuación de Daniel Aráoz (Víctor).

La historia nos plantea el miedo al invasor, el miedo a perder nuestra intimidad tan recelosamente guardada. Y hasta qué punto somos capaces de llegar para seguir protegiéndola. Ante la amenaza de perderla, nos volvemos insociables e incluso un poco crueles con la gente que nos rodea. El film contiene uno de los finales más crudos sobre la naturaleza humana, que se han rodado en los últimos años.
Lo mejor: Daniel Aráoz
publicado por Jose Garcia Martinez el 30 julio, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.