La boda de mi mejor amiga (o la demostración de que la fórmula Apatow sirve tanto para hombre como para mujeres)

★★★★☆ Muy Buena

La boda de mi mejor amiga

La boda de mi mejor amiga, bochornoso título en español del Bridesmaids, se ha convertido en una dura competidora para Paul, como la mejor comedia del verano. Había leído que el film era un sorpresa, y también había sido un éxito inesperado en la taquilla norteamericana, un sleeper, vamos, pero no esperaba encontrarme una comedia tan divertida y tan fresca, recuperando la esencia de las producciones Apatow, en su más pura expresión.

 

Y es que el film sigue las coordenadas del llamado bromance, pero sustituyendo a los fumetas peterpanescos, por damas de honor. En el film la boda del titulo, es lo menos importante, ya que la película gira en torno a la amistad entre dos amigas de toda la vida. Y ambas tienen problemas de madurez. Puede que el reflejo de los personajes femeninos, dentro de un contexto de comedia romántica, sea el mayor logro de la comedia de Paul Feig, huyendo de lugares comunes, y demostrando que las chicas y los chicos no somos tan distintos, al menos a la hora de articular una comedia, y que damiselas pueden protagonizar escenas de trazo grueso sin despeinarse (la escena de los baños de la tienda de trajes de novia).

 

Desde el día de hoy, tengo que reivindicar a Kristen Wiig como una jefaza de la comedia. Tras vela en un breve papel en Lío embarazoso, fui encontrándomela en diversos sketches del SNL, hasta verla explotar en Paul, donde bordaba su papel de beata sobreprotegida por su padre. En Bridesmaids lleva el peso de la película, hay pocos planos en los que no salga, y demuestra una gran solvencia tanto para el diálogo, con réplicas rápidas, como para el gag físico (el episodio del avión o la conducción temeraria).

 

En el resto del reparto también destacan una cada vez más popular Rose Byrne, que borda su papel de pija, creída con aires, que se establece como la competidora directa de Wiig. La escena en la que ambas se pisan los discursos, es divertidisima, mostrando las dos actrices una gran química. Maya Rudolph anda un poco perdida como coprotagonista, llevándose las mejores escenas Melissa McCarthy. Tambén resultan muy divertidos John Hamm, que poco a poco, demuestra tener un gran sentido del humor  (os recomiendo a todos su sketch con The Lonely Islan, The Curse of Sergio) y Matt Lucas, el popular cómico británico de Little Britain.

 

En definitiva, una gran comedia. Recomendable tanto para ellos, como para ellas, a la que lo único que puede reprocharsele, es un ligero exceso de duración, algo habitual en las cintas Apatow, por otro lado.

Lo mejor: Kristen Wiig
Lo peor: Un ligero exceso de metraje
publicado por Alberto Zamora López el 29 julio, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.