He puesto que es buena solamente por lo demencial de su propuesta pero es sin dudas la peor pelicula sobre Dracula perpetrada por el estudio ingles Hammer.

★★★☆☆ Buena

Es sin lugar a dudas la peor de los films producidos por la Hammer films sobre el personaje del conde Dracula pero a la vez es la mas psicotica y absurda de todas ellas. No queda rastro alguno del tono gótico que este estudio imprimía a sus cuidadas producciones sera en gran parte por estar ambientada en los años 70. Como curiosidad cabria decir que esta película es la secuela de Dracula A.D. 72, algo que no sabia no me esperaba ya que la primera aventura del conde en los años 70 fue un rotundo fracaso. Pero ya había un dinero invertido y se tuvo que hacer esta divertida aunque innecesaria secuela para poder amortizarlo. Repite el mismo reparto de aquella a excepción de la interesante Stephanie Bechman que es sustituida por la luego conocida "vengadora" en la serie de televisión Los nuevos vengadores, Joanna Lumley. Que se hace con el papel de la sobrina de Van Hellsing de nuevo interpretado por el siempre recordado y añorado Peter Cushing. Sinceramente lo mejor del film. Destacar, la corta eso si, aparición de Christopher Lee en el papel de su vida Dracula, pese que a el no le gustase esta representacion urdida por la Hammer. En esta ocasión su personaje sabe adaptarse muy bien a su nueva época, este Dracula recuerda mas al personaje de Fu Manchu que Lee interpretaría en varias ocasiones que al propio príncipe de las tinieblas Momento de la película absurdo pero simpático por tal hecho. Las actuaciones, son pasables, excepto la de Peter Cushing que esta excelente como siempre. Christopher Lee sale tan poco que no da tiempo a uno a poder describir su actuación. Un guión demencial donde se combinan diferentes elementos tanto habituales de la Hammer films como propios de esa época de los años setenta: Terror, mujeres sexys, humor, espías y satanismo. Incluso la banda sonora compuesta por John Cacavas para esta Los ritos satánicos de Dracula recuerda en algún que otro momento a la música de las películas de James Bond, genero este tan de moda en esa época. Esta película se puede decir que es propia de su tiempo ya que la Hammer en plena decadencia empezaba a renovarse contando cada vez historias mas absurdas y queriendo combinarlas con las historias de su personaje estrella y claro el mito de Drácula no pudo escapar de esas flojas intentonas de resistir aun mas en la cúspide cinematográfica del estudio ingles. Cosa que no logro de ningún modo por otra parte. La película se separa de lo habitual de este tipo de cine como son los mordiscos, las estacas y demás elementos mata vampiros (aunque en su tramo final si que se vuelve a lo antiguo) para comenzar siendo un film de espías al mas puro estilo pop de esos años 70 y con el satanismo como trasfondo e ida de ollá total para meter con calzador el regreso de Dracula a la vida.


SINOPSIS.
El inspector Murray pide de nuevo ayuda al profesor Van Helsing, famoso investigador experto en diversas materias ocultas como el satanismo y el vampirismo. Y descendiente del famoso cazador de vampiros que se enfrento contra Dracula.

Un despropósito de película que logra ser divertida por tal actitud demencial en su trama.A su lado Drácula A.D 72 parece una obra maestra. Alan Gibson vuelve a encargarse de la dirección y ese tono televisivo suyo vuelve a estropear aun mas si cabe la parte visual de la misma. El guión escrito por Don Houghton, el mismo que escribió la anterior, recuerda mas a un episodio pensado para la tv que a una película para la pantalla grande. Un guión repleto de incoherencias y en el cual no se sustenta una trama tan absurda como risible

 

 

COMO SIEMPRE ES MUY DIFICIL SABER EL AÑO EN QUE SE ESTRENO LAS PELICULAS DE LA HAMMER EN ESPAÑA.

Lo mejor: Peter Cushing y por contado (aunque en esta no) la presencia siempre inquietante de Christopher Lee.
Lo peor: El guion nulo y salido de madre.
publicado por Vacelyk el 19 junio, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.