Continuacion de La maldicion de Frankenstein con el mismo realizador y protagonista. El argumento pese a perder lo grotesco de la historia por la falta de un monstruo como dios manda. Se centra en la mentalidad decadente de su creador.

★★★☆☆ Buena

Tras el gran éxito alcanzado por el estudio ingles Hammer Films con el film La maldición de Frankenstein dirigida por Terence Fisher e interpretada por Peter Cushing y un debutante Christopher Lee, en el papel del monstruo. A mi personalmente lo que mas me gusta de esta saga sobre el personaje creado por la escritora Mary Shelley y producida por la Hammer films es que en esta ocasión el villano de la historia es el propio Barón Frankenstein e incluso con mucho su maldad supera la maldad artificial de sus propias criaturas, estas, solo desatan sus instintos primarios al verse reconvertidos en zombies vivientes. Pero la ambición del barón, la poca importancia que le da a la gente que hay a su alrededor y su obsesión por conseguir crear un ser humano a toda costa lo hace ser un personaje vil, muy peligroso y sin razonamiento alguno al que apelar. Continuación con el mismo reparto (esta vez sin Lee) que se tituló La venganza de Frankenstein, y también contó con el mismo director de aquella, Terence Fisher, el cual ya había demostrado con la primera película y con Horror of Drácula, las dos cintas fueron rodadas en el mismo año, que sabia dominar tanto las tramas fantásticas y recrear unos ambientes y una atmósfera muy tétricas y absorbentes. Y sobre todo como llevar a buen puerto los bajos presupuestos que el estudio daba para sus producciones. La secuela empieza donde termino La maldición de Frankenstein, queriendo aprovechar el gran éxito que tuvo su primera parte, se rodó enseguida esta lograda continuación. Donde el mayor interés del film recae (sin ser en la siempre soberbia presencia del actor Peter Cushing en el papel del científico) en un guión inteligente y el cual respira cierta mala leche. Véase la jocosa presentación del Barón en su primera aparición, como si este fuera Dracula, o ese final que aun siendo imposible de creer, logra ser uno de los mayores puntazos del film. Con un inicio mas que salvado por los pelos (pues la original termina con el Barón yendo hacia la guillotina) pero habilmente solucionado, el guión fue co-escrito por  Jimmy Sangster y Hurford Janes y contiene uno de los finales mas absurdos, originales y atractivos de la saga sobre Frankenstein.


SINOPSIS.
El Barón Frankenstein logra escapar de la guillotina y se muda a un nuevo lugar donde no le reconozcan para seguir trabajando en sus experimentos.


Lo mas curioso sobre la criatura que sale en esta segunda entrega es que en esta ocasión el monstruo creado "no es tal monstruo" al menos físicamente, pero si que lo es psicológicamente. Algo que descoloca un poco al espectador que espera ver a una criatura con cortes, heridas o cicatrices en su cuerpo. También en esta secuela se le da mayor importancia al personaje de la criatura sobre la del Barón. Además de Cushing, están también un mas que excelente Michael Gwynn (la criatura). Al que he visto en films como Jason y los Argonautas o Las cicatrices de Dracula. O un interesante y desconocido actor secundario como Francis Matthews, visto en otras producciones del estudio ingles como Rasputin o Dracula príncipe de las tinieblas.

 

(LO SIENTO NO HE ENCONTRADO EL AÑO DE SU ESTRENO EN ESPAÑA.)

Lo mejor: Peter Cushing, Terence Fisher, el final.
Lo peor: Le hacia falta un monstruo mas acorde a lo que conocemos de la historia.
publicado por Vacelyk el 12 junio, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

Desde 2005 muchocine es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.