¿Es un pájaro? ¿Es un avión? ¡No! ¡Tal y como parecía, es un bodrio de la más baja estofa!

★☆☆☆☆ Pésima

La víctima perfecta

Este despropósito de película que me dispongo a criticar empieza mal, pero acaba peor (cinematográfica, argumental y emocionalmente hablando). Los créditos iniciales con música taquicárdica ya son un nefasto presagio de lo que te espera. Y en la primera escena, Hillary Swank, que se prepara para operar a un herido grave, lo primero que hace es tocarle el cuello y anunciar “¡Tiene pulso!”. ¿De veras? Vamos a ver, que yo no distingo entre un gelocatil y un ibuprofeno, pero tú eres la cirujano jefe de este hospital, ¿Te crees que si no tuviese pulso te lo iban a mandar al quirófano en vez el depósito de cadáveres?

 

 

Y así es, amigos, como una película consigue echarse a perder en los primeros cuatro minutos. Pero lo sorprendente de este telefilme es que es capaz de empeorar con el paso de los minutos. La única escena simpática que le he encontrado a la película (jeje, Juliet se come los macarrones en la olla, ¡como yo!) no consigue mejorar el siguiente cúmulo de despropósitos:

 

 

Argumentalmente se meten elementos que luego no se utilizan (¡para qué has instalado las cámaras si luego no las usas!); el mismo personaje que es capaz de tirar abajo una puerta de seguridad, luego no puede sujetar a una mujer; con el obseso persiguiéndola, Juliet encuentra adecuado pararse a mirar a dónde lleva ese oscuro pasillo; a la hora de hacer la llamada de emergencia, sorprendentemente, no hay cobertura… Sé que esto pueden parecer detalles, y yo muy exigente, pero cuando te cuelan tres de estos por escena, te acabas sintiendo insultado.

 

 

Y eso solo el argumento, porque la estructura tampoco desaprovecha su oportunidad de dejarse en evidencia: En una historia predecible hasta la náusea, nos meten una elipsis temporal para explicarlo todo bien, no sea que el espectador se nos pierda. De vergüenza ajena. Pero lo peor llega cuando te intentan dar sustos, pero de esos de golpe de volumen. Porque sustos, quizás. Del terror o intriga, ni rastro.

 

 Viendo cómo la pinto os preguntareis qué hacía Hillary Swank participando en semejante subproducto. Pues yo sigo sin saberlo. Durante la película me ha dado por pensar que quizás tuviese deudas de juego, o le debiese un favor a la mafia, o algo así, y la obligaron a hacer esta película… de no ser así, no me lo explico. De ella se podría decir es una buena actriz, y que hace lo que puede con lo que le han dado, pero no quiero hacerlo. No quiero no vaya a ser que algún fan suyo interprete el “no existe publicidad mala” y se le ocurra verla. Que no lo haga. He escrito esta crítica por respeto a MuchoCine, porque la película solo merece volver al olvido de donde nunca debió salir. En serio, es horrorosa, lo peor que he visto en muchos años en una sala.
Lo mejor: Supongo que... ir a verla fue gratis.
Lo peor: Darse cuenta de que, en estos tiempos, con todos los medios que hay y el talento que se malgasta, se puedan seguir cagando mierdas de este calibre.
publicado por Miguel Castaño Arques el 30 mayo, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.