Correcta película de animación de Dreamworks, que evita con soltura los peores defectos de las cintas de la compañía, pero que no deja espacio para la innovación o el riesgo. Buen ritmo, impresionante animación y gran trabajo musical de Hans Zimmer

★★★☆☆ Buena

Kung fu panda 2

Vaya por delante mi primera confesión: No he visto Kung Fu Panda, la original. Y lo cierto es que no sé por qué. Soy fan del cine de animación desde mi más tierna infancia, y aun hoy me sigue pareciendo que este género no es terreno exclusivo de los niños. Sin ir más lejos, todas las maravillas de Pixar son muchísimo más profundas y adultas que algunas cosillas que s even por ahí con actores de carne y hueso….
En fin, que no tengo ninguna razón para no haber visto Kung Fu Panda. Bueno…. o tal vez sí. Mi razón se llama DreamWorks. Muy raras veces el trabajo de este estudio consigue interesarme. La razón no es su estilo de animación, sin duda inferior al de la mencionada Pixar. Lo que ocurre es que las historias de DreamWorks rara vez son historias.

Se trata más bien de una idea sin un desarrollo acorde a la misma, y de una sucesión de bromas y supuestos chistes que no siempre dan en el blanco del sentido del humor del espectador que sobrepase los 5 años de edad. En otras palabras: las cintas animadas de DreamWorks no son para todos los públicos (con honrosas excepciones, como las dos primeras Shrek, Cómo entrenar a tu dragón, y la gran obra maestra del estudio, El príncipe de Egipto), sino para niños. Exclusivamente para niños.
Y algo de todo éso hay en Kung Fu Panda 2. A pesar de la simpleza de la historia, la cual se puede seguir perfectamente sin haber visto la priemra parte, durante todo el rato se tiene la sensación de que la misma historia en manos de Pixar hubiese dado mucho, muchísimo más de sí, a poco que alguien se hubiese molestado en incluir detalles más digeribles para los que ya no somos niños. La película es estretenidísima, sí, y el sentido del humor funciona muchísimo mejor de lo normal en las pelícuas de la casa, pero todo parece tan pensado, tan calculado y tan predecible que carece del alma que impregna las películas de Disney y Pixar.

Pero, dicho ésto, lo cierto es que no hay mucho más que criticar en la película. La acción es trepidante e impide el aburrimiento, la animación es francamente impresionante (y en según qué momentos, ciertamente bella: ver el uso de los colores durante todo el metraje), el flashback que explica el pasado de Po es emotivo, la música del maestro de maestros Hans Zimmer es una maravilla (especialmente en el mencionado flashback), y el diseño de personajes es muy acertado (el padre ganso de Po es encantador).

Dreamworks, esta vez, nos regala una buena película, y éso siempre es motivo de celebración. Sin embargo, las nuevas aventuras del panda guerrero podrían y deberían haber dado más de sí. Mucho más. Lástima.

Lo mejor: El flashback de Po y la música de Hans Zimmer
Lo peor: No va al límite. No arriesga nada. Todo es demasiado predecible
publicado por Alba Viñallonga Cruzado el 14 junio, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.