La influencia shakespeariana de Brannagh se nota especialmente en las escenas que se desarrollan en el mundo de Thor, concretamente con los conflictos familiares entre padre, hijo y hermano.

★★★☆☆ Buena

Thor (thor)

De todos es conocida la devoción de Kenneth Brannagh por la obra de Shakespeare. Lo ha interpretado en teatro y ha dirigido y protagonizado algunas adaptaciones al cine como Henry V, Mucho ruido y pocas nueces o el mismísimo Hamlet en una aparatosa superproducción. Una vez se alejó de su gran referente para ir a otro clásico como es Mary Shelley, adaptando a la gran pantalla Frankenstein. Ahora se mete en algo más moderno como los comics de Marvel, sin embargo no lo hace con cualquier superhéroe de la galería marveliana sino con Thor (2011), basado en el dios del trueno de la mitología escandinava, así que algo de clasicismo rezuma esta nueva cinta de la colección de comics creada por Stan Lee.

Debido a su exceso de arrogancia y bravuconería, Thor, el primogénito de Odin, rey de Asgard es desterrado a la Tierra donde entablará contacto con una experta astrofísica y su equipo de investigación, así como con el personal de la entidad secreta SHIELD. La historia transcurre por tanto entre dos mundos, o mejor dicho entre dos planetas, cuyos viajes interplanetarios tienen lugar de un modo similar al de Stargate (Roland Emmerich, 1994). Al igual que en aquella se asociaba la tecnología egipcia a seres de otra galaxia, aquí se explican los mitos nórdicos como seres superiores en un sistema planetario dividido en reinos con batallas épicas entre ellos como en la Tierra Media de El señor de los anillos. Visualmente la puerta para viajar a otros reinos guarda un cierto parecido con la que comunicaba los universos cibernético y real en Tron: Legacy, salvo que en este caso el entorno es más colorista.

La influencia shakespeariana de Brannagh se nota especialmente en las escenas que se desarrollan en el mundo de Thor, concretamente con los conflictos familiares entre padre, hijo y hermano. Por otra parte la acción desarrollada en la Tierra tiene un aspecto más en la línea de Iron Man, guardando así la coherencia estilística en el entramado fílmico que Marvel va tejiendo poco a poco presentándonos a cada uno de los personajes que formarán parte del gran proyecto Los Vengadores.

Curiosamente los papeles principales de Thor y su hermano Loki, están interpretados por actores más bien desconocidos, Chris Hemsworth y Tom Hiddleston respectivamente, encarnando ambos a sus personajes con gran convicción. Les acompañan pesos pesados de la pantalla como Natalie Portman en el rol de la científica, Anthony Hopkins como Odin y Stellan Skarsgard como el mentor de Portman. En un papel más secundario encontramos también a Rene Russo, la otrora compañera de andanzas de Mel Gibson en Arma Letal 3 y 4.

Los efectos especiales son de primera línea y las escenas de acción están muy bien coreografiadas. La película resulta muy entretenida y tiene golpes de humor muy divertidos. En general es una película de aventuras y fantasía a la antigua usanza, con buenos sentimientos y mensaje positivo sobre el valor de la amistad, la justicia y el eterno enfrentamiento entre el bien y el mal.

Lo mejor: Los efectos especiales y el aire a clásico de aventuras.
Lo peor: Que globalmente Brannagh no le confiriese mayor trascendencia a los personajes.
publicado por Ramón Ramos el 14 mayo, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.