Rápido y furioso en sus quinta versión llenó la sala en su día de estreno en un claro indicio que la saga esta más viva que nunca.

★★☆☆☆ Mediocre

Fast & Furious 5

Muchos niños crecieron viendo Harry Potter a lo largo de mas de siete films. Algo parecido esta ocurriendo con la saga de “Rápido y furioso” que va por su quinta entrega en una década y no cansa a sus seguidores que siguen esperando siempre un festival de balas, colisiones  y autos a toda velocidad que los caracteriza, siempre teniendo como émbolos a los actores protagónicos Vin Diessel y Paul Walker.  Nuevamente el director taiwanes Justin Lin, responsable de las tercera y cuarta parte,  se pone tras las cámaras pero con un apronte diferente, reunir a la gran mayoría de los integrantes de las otras películas para celebrar aderezando este cóctel explosivo al cual se suma “The Rock” y la española Elsa Pataky, justo cuando e cumplen diez años del inicio de la saga.   La cinta sigue adelante con su atractivo principal,  que es mostrar los coches completamente modificados, agregarle harta adrenalina, testosterona al por mayor,  livianos diálogos dignos de Stallone que bastan para que la cinta funcione excelentemente bien en su nicho que sigue ampliándose por distintas latitudes.  Ya en su quinta entrega este film rodado en Río de Janeiro se plantea con una trama sencilla, después de huir de la ley Dominic y Brian coinciden en favelas de la popular ciudad brasileña, allí después de un fallido trabajo intentarán vengarse de una traición y tratar de robarle todo el dinero al mafioso más grande de la ciudad. De ahí en adelante la cinta se plantea como los clásicos largometrajes de robo de bancos donde los protagonistas van reuniendo a su equipo de elite con el cual cometerán la casi imposible fechoría. Para complicar las cosas desde USA han enviado al mejor hombre y su equipo para darle cacería a los fugitivos con derecho a disparar y matar a quien quiera en tierras cariocas.  En si la película posee argumentos bastantes infantiles pero el más docto de los críticos igual la verá. Se plantea como símil más liviano de cintas como  “Italian Job” o “La Gran estafa”, en el asunto de robos y su preparación, ello gusta a pesar que se siente en los asistentes a la sala que solo quiere ver carreras o algún auto  tuneado, al fin y al cabo las verdaderas estrellas. La salida del cine fue lo mejor, un estacionamiento lleno de autos personalizados habla de un fenómeno sin precedentes. No se puede encontrara mala esta cinta porque cumple con la entretención que ofrece y el que quiere ver histrionismo y una buena historia dramática que busque cine arte.
publicado por David Lizana el 7 mayo, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.