Vamos a hacer dinero (let’s make money)

Dicen que no hay nada como una crisis para desarrollar la creatividad. Que la indignación es uno de los sentimientos más potentes, y que los mejores poemas se escriben por corazones rotos. Pues estoy de acuerdo. Esto lo digo porque la crisis económica mundial de 2009 ha servido de caldo de cultivo para que los cineastas se lancen a la realización de documentales y dramas al rededor de esta desafortunada situación.

Los últimos en estrenarse, casi simultáneamente, son ‘Vamos a hacer dinero’ de Erwin Wagenhofer; e ‘Inside Job’ de Charles Ferguson. Ambas, en mi opinión, con notables diferencias en el resultado.

‘Vamos a hacer dinero’ no aporta casi nada. O al menos nada que no sea absolutamente vox populi o que no se hubiese visto ya en 2008 en ‘Zeitgeist: Addendum’. Zeitgeist fue uno de los pioneros con mayor audiencia en explicar el modelo económico mundial y los problemas que conllevaría, en un mundo avaricioso como éste, la desregularización del sector financiero.

Aunque se supone que trata de la crisis económica, ‘Vamos a hacer dinero’ abusa demasiado del “sentimentalismo humanitario”: Largos y tristes planos fijos de un crío en África Central que recoge algodón 14 horas al día. Y eso ataca al corazón, pero no al cerebro: Del empresario occidental que se forra con ese algodón, ni rastro en toda la película.

El único punto interesante de la película es que dan cuatro o cinco ejemplos concretos de consecuencias de la crisis en varios países, y uno de ellos es España. El análisis que nos hace gira en torno a la burbuja inmobiliaria y la construcción con motivos especulativos y no para hacer viviendas en sí. Habla del famoso hotel del Algarrobico, en Almería, que construyeron sin permisos y ahora tendrán que derribar (y que por cierto, los gastos del derribo saldrán de las cuentas del Estado).

Y no hay mucho más. ‘Vamos a hacer dinero’ no es muy recomendable para el público español, sobre todo con el gran surtido de documentales de este tipo que circulan ahora mismo. Si queréis sentimentalismo, ved la última de Michael Moore (‘Capitalismo, una historia de amor’) que es cien veces más interesante y agresiva.

En el otro extremo, si sois de los que os gusta estar informados a la par que indignados, y os leéis las páginas color salmón de los periódicos, no dudéis en hincarle el diente a ‘Inside Job’. Esta película, mucho más recomendable, se dedica a dar nombres y acciones concretas de los individuos que fueron los causantes materiales de la crisis. En mi opinión está muy sobrecargada de datos, gráficas y rótulos, pero si os interesa el tema no cuesta seguirlo, y promete un final verdaderamente indignante (¡como debe ser con estas cosas!)

Lo mejor: La información sobre la burbuja inmobiliaria en España.
Lo peor: Causa más pena que indignación.
publicado por Miguel Castaño Arques el 30 abril, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.