¿Qué soy escritor? ¡Pues a tomar saco el escribir! ¡Soy el más listo del mundo, voy a hincharme a ganar pasta y a ligar!

★★★☆☆ Buena

Sin limites (limitless)

Os voy a contar la impresión que me ha dejado la película, hablando de lo que me ha parecido más llamativo. Sé que no hablo de actores, ni de ambientación, ni de ritmo; asi que, si queréis una visión más amplia que la que ofrece este humilde análisis, consultad las excelentes críticas que han publicado otros compañeors.

Para no desvelar, va de un escritor fracasado que se toma una droga para usar el 100% de su cerebro. Pues bien, para empezar ¡Parece una película de drogadictos! Un ‘Réquiem por un sueño’ podría ser lo más parecido. El protagonista se pasa la mitad de la película con "Qué puesto voy qué buena es esta droga" o con "Se me acaba la dosis, tengo que pillar más material".

Se le podía haber sacado muchíiisima tralla filosófica, en plan ‘Death note’, una persona normal consigue un poder muy grande y ¿qué hace con ese poder?, ¿qué objetivo se marca? Como tiene un fin muy grandioso, ¿hasta que punto los medios que use pueden justificarse? Pero aquí nada, es el poder por el poder, pim pam pum, ¡Voy puesto, soy el más listo del mundo, voy a hincharme a ganar pasta y a ligar! ¿Qué soy escritor? ¡Pues a tomar saco el escribir! Vámonos a Wall Street que es donde está la gente que mola de esta ciudad!

También tiene su escena de Central Park, que no puede faltar en ninguna peli rodada en Nueva York. Y mucho movimiento de cámara, que ya me imagino al director (Neil Burger) pensando: "Pues James Cameron me ha dejado estas nuevas grúas de nosecuantos millones y voy a meter en mi peli cuatro planos travelling aereos bocabajo que va a ver la gente lo que es bueno." Y todo esto para quedarse a medias, porque ni siquiera consigue la estética visual de drogatas que tenían en ‘Requiem por un sueño’, y que sin duda intenta conseguir.

Y ya para acabar, argumentalmente se deja muchos cabos sueltos, el protagonista se mete en un montón de hilos de los que no se vuelve a saber nada. Quizás sea porque la película está basada en un libro que no deben haber adaptado demasiado bien… Sin contar con que hay muchas inconsistencias en la droga y los personajes… Por poner un ejemplo (que me acabo de inventar) se da el caso de que Bradley Cooper, cuando va bajo los efectos de la droga, sabe que una furgoneta va a atropellar a una mujer tres manzanas más abajo porque el conductor de la furgoneta moquea y el perro que pasea la mujer se ha parado a mear. Mientras que dos escenas más tarde no se da cuenta de que con quien está hablando lleva un minuto sujetando un cuchillo detrás de la espalda. En fin… Neil Burger no pasará a la historia por su perfeccionismo.

Aún así está para 6 o para 7, porque es entretenida, no aburre, tiene un final algo inesperado (en plan ‘El caballero oscuro’, que cuando crees que va a acabar todavía te queda un cuarto de película) y la premisa de inicio es muy, muy interesante.

Lo mejor: ¡Una pastilla con la que consigues usar el 100% del cerebro!
Lo peor: No consigue salir de la mediocridad.
publicado por Miguel Castaño Arques el 25 abril, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.