Correcta adaptación que podría haber dado mucho más de sí

★★★☆☆ Buena

Thor (thor)

 

Hay algo que le pasa a Marvel con las adaptaciones de sus cómics: los hace como el que hace tuercas en una fábrica. Me explico: sea cual sea el héroe protagonista, el villano, la temática, los asuntos abordados. Todos son iguales. Lo mismo que importa tres cojones quién se ponga tras las cámaras, quién delante y quién a los lados. Es igual, los productores lo tienen clarísimo, y entrega tras entrega el regusto que le queda al espectador (bueno, el que me queda  a mí…) es que desaprovechan una oportunidad detrás de otra.

Esta adaptación de Thor no está mal. De hecho, por momentos está bastante bien. Pero no es la hostia, y las credenciales que presenta el tinglado hacían sospechar algo de mucho más calado. Para empezar, la historia en sí: mitología nórdica, intrigas palaciegas, conflictos entre dioses…Coño, eso tiene chicha, Y chicha seria, no material para hacer el ganso. Pero la cosa deviene en un producto para todos los públicos, que podría resumirse así: comienzo acojonante, con un despliegue de efectos especiales, una imaginación visual y un nervio en las secuencias de batalla mucho más que decentes; después, un híbrido a caballo entre la acción más musculosa y la comedia de choque entre culturas (imaginaos a Cocodrilo Dundee en New York y os acercáreis bastante…); y al final, un poquito de grandilocuencia moral de todo a cien y más chorreo de efectos especiales.

No me malentendáis. La peli se disfruta, porque es muy entretenida, y porque en algunos tramos la plástica es impresionante, un derroche de imaginación visual para poner a punto el reino mítico de Thor y su familia. Pero podría haber dado muchísimo más. Podría haber huido de la superficialidad palomitera y haber apostado por darle un poco de cuerpo a la propuesta, porque falta le hace. A lo largo de todo el metraje se respira un aire de banalidad, de superficialidad, que le resta vigor y potencia. Joder, si es que ni siquiera faltan los secundarios graciositos con los que partirse el culo…

Y no se entiende que el director sea Kenneth Branagh, porque, ¿para qué encargar la peli a un autor, a un tipo con una personalidad cinematográfica reconocida y reconocible, si el resultado lo podría haber firmado cualquier artesano anónimo de Hollywood? Ya pasó algo parecido con Ang Lee y su Hulk. Si fichas a un tipo con un sello propio, al menos déjale enseñarlo un poco. Lo que habría molado ver un poquito de ese cine shakesperiano aplicado a los tejemanejes de Odín, Thor y Loki…

Y lo mismo puede decirse del elenco, propio de una peli de Woody Allen, en las que hasta el extra más extra es una megastar. Sí, vale, están Natalie Portman, Stellan Skarsgard, Anthony Hopkins, Idris Elba, Jeremy Renner (me descojono…), Rene Russo…Pero habría valido cualquier chica guapa, cualquier señor con cara anodina, cualquier vieja gloria, cualquier negro poderoso, cualquier macarrilla o cualquier madura resultona. Cuánto talento desaprovechado colega…

En fin, una peli divertida y amena. Pero que palidece ante la imaginación de lo que podría haber sido. Si Christopher Nolan la pilla por banda, otro gallo habría cantado…


publicado por Jose María Galindo Pérez el 25 abril, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.