Sucker Punch (delicia visual carente de argumento)

★★★★☆ Muy Buena

Sucker Punch

Zack Snyder es el niño mimado de la Warner Brothers. Existe una buena relación, con taquillazos de por medio, entre estudio y director, algo que explica la libertad con la que el director de Amanecer de los muertos suele trabajar.

  Sucker Punch es el film mas personal de Snyder, ya que no se trata de un remake, ni de la adaptación de un comic (300 y Watchmen) ni de una novela juvenil (Ga´Hoole). Digámoslo ya, la película es una auténtica locura. Una barrabasada con mil y un referentes que si se aceptan, o al menos si se conocen, proporcionan un rato la mar de divertido y desenfadado. Snyder ha hecho lo que le ha venido en gana, y sinceramente es algo que se agradece, ya que convierte la película en una experiencia única, y como ya he dicho, personal. 

Aproximadamente a los 15 minutos de la proyección se produce un hecho del cual depende el disfrute del film. Si lo aceptas vivirás una experiencia visual fascinante; si por el contrario no lo haces, te sentirás estafado frente a lo que estás viendo. Así de sencillo.

  El guión, dentro del film, es lo de menos. Se trata de una excusa argumental para hilvanar set pieces, que eso sí, dejan con la boca abierta, empezando por el duelo en el templo. Todas las escenas de acción son brutales y espectaculares, apoyándose constantemente en la cámara lenta, recurso que a Snyder le encanta sobremanera. Visualmente, el film es una auténtica maravilla, con una enorme riqueza de mundos. Snyder demuestra una enorme imaginación, transportándonos por mundos de fantasía únicos. Por lo tanto, como experiencia visual, un 10. Imaginación desbordante, que un film de estas características, se agradece. 

La película tiene mil y un referentes, pero todos se conjugan creando un cocktail que no resulta ridículo en ningún momento, sino divertido. La influencia del manga es evidente, no solo por las espadas y las minifaldas colegialas, sino por el enfoque de los combates y los personajes dentro del imaginario. Hay mucho anime dentro de la mente de Snyder y eso se nota. El film bebe de otras corrientes como el steampunk (pasado bañado en futuro, por así decirlo) y es habitual asistir a escenas en la que conviven castillos medievales con ametralladoras o robots. Indudable resulta también la influencia de Alicia en el País de las Maravillas, y digamos que todo el film se desarrolla al otro lado del espejo.

  En esta realidad alternativa Snyder si consigue algunos, ligeros, logros argumentales, como el hecho de transformar los abusos de las chicas en algo más lúdico, más evasivo, cambiando los traumas por el baile, a lo cabaret, protegiendo de este modo a sus personajes.  

La gran influencia, sin duda, es el mundo del videojuego. Hace tiempo comentábamos Scout Pilgrim, y como adaptaba el mundo del videojuego. En este caso, no se trata de un juego referencial, sino que Sucker Punch se lanza directamente al peculiar universo videojueguil. 5 fases, de dificultad creciente, con nuevos enemigos, nuevos retos y jefes de final de fase.

  Las chicas están todas correctas. Es un film femenino donde los personajes masculinos son desagradables, física y moralmente. Emily Browning se lleva la palma, junto a Jena Malone. De modo curioso, la banda sonora del film, consta de temas clásicos, como el Where is my mind? de los Pixies, versioneados para la ocasión por la propia protagonista del film. 

En definitiva, un auténtico film freak, que a la vez es puro cine del siglo XXI. Cine espectáculo, de altos grados de diversión. A nada que conozcas alguno de los referentes que Snyder maneja, te lo pasaras pipa.

  LO MEJOR: el prólogo a ritmo del Sweet Dreams de Eurythmics y el mundo visual creado por el director. 

LO PEOR: el guión

Lo mejor: El comienzo al ritmo de Sweet Dreams. La imaginación de Snyder
Lo peor: El guión
publicado por Alberto Zamora López el 25 abril, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.