Obra maestra de Aronofsky, con mucho de todo lo que hace buena a una película. Natalie Portman, simplemente, de Oscar.

★★★★★ Excelente

Cisne negro (black swan)

No se puede hablar de Darren Aronofsky y decir que es uno más de los directores de Hollywood. no cuando es capaz de pasar de dramas independientes a fantasías futuristas, biografías de luchadores y, después de Cisne Negro, saltar a las nuevas aventuras de un superhéroe como Lobezno. No cuando Aronofsky, sin comerlo ni beberlo, se pone el disfraz de Brian DePalma en sus mejores épocas.

No se puede hablar de Cisne Negro y quedarse indiferente. No se puede enfrentarse a ella como si fuera un entretenimiento (que lo es), o una película de terror (que también lo es…. a ratos, de las mejores que yo he visto). No cuando tiene tantísimo contenido. No cuando una película habla en menos de dos horas de amor, familia, sexo, ballet, drogas, bulimia, enfermedad mental y, sobre todo, de la competencia brutal que se establece entre dos seres humanos cuando desean lo mismo, por muy buenas persoans que sean o quieran ser.

No se puede.

Cisne Negro es un cuento. Es el Lago de los Cisnes, trasladado al ambiente aparentemente inocente del ballet, y transformado en pesadilla pura y dura cuando somos introducidos en el descenso a los infiernos del alma de la protagonista, Nina, envuelta en una locura (yo incluso diría esquizofrenia) de la que no puede salir. ¿Pero qué es Cisne Negro? ¿Un drama? ¿Un musical? ¿Una cinta de terror? ¿Un thriller? Pues probablemente todos y ninguno. Pocas películas hay más inclasificables y a la vez fáciles de clasificar según qué ratos. Sin embargo, para disfrutarla, sólo hace falta una cosa: ir libre de prejuicios, y ser consciente de qué tipo de espectador se es. No es una película para todos los públicos, ni para todos los estómagos (numerosas escenas son de un turbador espeluznante). Es una película que obliga al espectador no sólo a no respirar y a no perderse ni un sólo moviiento de los personajes, sino también a mirar en su interior y descubrir si es tan liberal y abierto como se cree…

Si se consigue entrar el el juego, el disfrute es absoluto (a pesar del sufrimiento… que os aseguro que es mucho y variado). Si no… pues probablemente el escándalo y el disgusto serán mayúsculos también. En mi opinión, Aronofsky ha entregado su gran obra maestra, la película más extrema y visceral del año, y una sorpresa de esas para no olvidar.

Vincent Cassel está simplemente soberbio. Mila Kunis borda el papel de seductora enigmática. Barbara Hershey resulta aterradora y a la vez víctima. Winona Ryder… si tuviese diez años menos, el papel de Portman habría sido para ella. Me pregunto si aceptó el que tiene por las similitudes que vio con su propia carrera…. en la película, ella es la bailarina que ha de dejar paso a la joven promesa. Ella, después de su momento de auge en los 90, abre paso a Portman y se recicla en actriz secundaria de carácter. Y…. sí. Portman. Natalie Portman. Destrozando a golpe de baile los temores de aquellos que todavía dudábamos algo de ella, por darnos las de cal (Cold Mountain, Closer, V de Vendetta) y las de arena (Star Wars), la actriz se marca un tour de force antológico e inolvidable, en el que su esfuerzo físico imagino que agotador sólo encuentra parangón en la introspección alucinante que hace a nivel interpretativo y psicológico. toda una proeza.

Que el canto del cisne nos hechice a todos. Bienvenido sea.


Lo mejor: Lo mejor: Diría que todo.
Lo peor: Lo peor: ¿Nada? Quizás simplemente que el final es algo previsible.... si se está atento a lo que se explica de la historia del ballet del Lago de los Cisnes.
publicado por Alba Viñallonga Cruzado el 25 abril, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.