Aventura española, hecha con gusto y con entusiasmo, pero no apta para neófitos ni para fans y/o cinéfilos muy exigentes.Capítulo más largo que podría haber dado mucho más de sí.

★★★☆☆ Buena

Águila roja, la película

Que Águila Roja es un producto que siempre sorprende es algo que debería estar fuera de toda duda. El problema es que no siempre sorprende para bien.
Soy seguidora de la serie desde su comienzo, y desde su comienzo me enganchó y me apasionó esta historia de aventuras y misterio, que recuperaba la magia de aquellos clásicos con los que todos crecimos. También debería ser incuestionable la importancia que la serie ha tenido en el panorama de la ficción española, como pionera en el género de la aventuta pseudohistórica, hoy tan de moda, y como ejemplo de que en España sí se pueden hacer cosas dignísimas (la serie, según qué capítulo, es absolutamente magistral) sin tener la bandera estadounidense de por medio. Por todo ello, Águila Roja debería ser un producto a respetar y a valorar siempre, guste o no.
Pero no es menos cierto que todo éso, que es la pura verdad, no sirve para justificar los defectos que tiene el producto (porque los tiene…. vaya si los tiene). La importancia, el riesgo, el coraje y el entusiasmo y talento con que se ha hecho esta película no sirven para escudarse tras ellos y que nadie hable de los agujeros de guión y de un montaje imposible. Porque Águila Roja es una maravillosa serie, pero no es una gran película. Porque la magia sigue ahí, pero corre mucho peligro de perderse en argumentos cada vez más complejos y extraños, cuando su punto fuerte siempre fue esa recuperación de la sencillez y del tópico de aventuras del que hacía gala.
En AGR La Película, Écija (cuyo nombre es el primero en aparecer en los créditos, antes incluso que el del director… lo nunca visto… ni Jerry Bruckheimer hace éso) and company disponen de media hora más de tiempo que en los capítulos para manejar las muchas tramas de la cinta. Pero ni aun así consiguen que la mezcla funcione. Debido a ese pésimo montaje al que aludía antes, las escenas se suceden una detras de otra, sin mucho orden ni concierto. Los personajes aparecen y desaparecen sin motivo (casos flagrantes: Margarita y Catalina). Se toman decisiones un tanto risibles (esa "resurrección" final de un personaje…). En general, la película da sensación de híbrido no muy bien ensamblado.
Entre los actores, David Janer sigue sin convencerme como héroe. No me produce la misma empatía que otros actores en roles similares, como Antonio Banderas en El Zorro, aunque su físico y su entrega le bastan y le sobran para salir muy bien del paso. El esfuerzo de Martina Klein es admirable y muy apreciable, pero a todas luces se nota que éste no es su campo de acción. Stany Coppet y William Miller cumplen más que bien con sus roles, aunque el segundo apenas aparece. Así, lo mejor acaba siendo lo mismo que en la serie: las escenas de acción (de lo mejor, sin duda. Muy bien rodadas y planificadas), el trabajo técnico (cuidadísimo), las presencias de Antonio molero y Mariano Peña (agradables sorpresas, sin duda… yo esperaba algo espantoso) y, por encima de todo, la labor de Javier Gutiérrez, Francis Lorenzo y Miryam Gallego. El primero porque levanta él sólo la película en sus momentos más bajos, y los segundos porque sacan auténtico petróleo de lo poquísimo que les han dejado hacer… La manera en que se miran, y en que miran en general, y cómo recitan sus ínfimos diálogos revelan su categoría actoral.
Así que al fin y al cabo es lo de siempre… tramas desaprovechadas, ciertos personajes muy maltratados, película para las fans de David Janer y entretenimiento y gusto estético innegable. Y sí, yo a esta película le exigía más que a cualquier blockbuster americano, pero no por ser española. Se lo exigía por ser mi serie favorita. Y desgraciadamente, no me ha dado lo que esperaba.

Lo mejor: Lo mejor: Gutiérrez, Lorenzo, Gallego, Roberto Álamo (soberbio en un personaje más extendido de lo que imaginaba), el trabajo técnico y las escenas de acción.
Lo peor: Lo peor: Falta mucho de todo y hay poco de nada. El montaje. Cosas inexplicables que podrían haberse hecho de otra manera, como por qué no mata el cosaco a AGR cuando tiene la oportunidad (sí, de acuerdo, está claro que no podía matarlo, pero las cosas podrían haberse hecho de otra forma, porque así queda ridículo). Y acabar la película sin saber si de verdad la trama del personaje de Beatriz sirve realmente para algo....
publicado por Alba Viñallonga Cruzado el 25 abril, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.