Fast 5 Furious (más acción en la saga favorita de chonis y calorras)

★★★☆☆ Buena

Fast & Furious 5

Por mucho que los responsables de la franquicia nos intenten vender la moto, afirmando que la saga trata sobre la familia, la lealtad y el respeto, la (exitosa) formula de Fast and The Furious es muy sencilla: chicas guapas, coches a toda velocidad y tipejos fuertes.

  El quinto capítulo, no supone, desde luego, ningún tipo de revolución, sino un más de lo mismo, con agradables novedades, como la ambientación en Brasil, y una mayor carga de escenas de acción, algo que se agradece, ya que para este escritor, suponen el gran aliciente de la saga. 

El director, Justin Lin, ha dirigido con esta, tres entregas de la saga, y le tiene cogido el punto a la fórmula. Sabe lo que el público quiere ver: ahora una canción de rap, ahora una escena cargada de testosterona, ahora una carrera precedida de chicas ligeras de ropa y ahora una, gran, escena de acción. Las set pieces del film resultan espectaculares, y salvan a la película de la quema. Además no son escasas, y todas ellas son vibrantes, demostrando que Lin sabe rodar escenas de ese tipo, lo que convierte en un buen director de segunda unidad, algo que no equivale a un buen realizador.

  El guión no tiene importancia. Los personajes, y sus motivaciones, son bien simples y todos ellos podrían definirse de un solo trazo, algo que no tiene nada de malo, ya que siendo sinceros, no creo que un producto como Fast 5 Furious engañe a nadie, y hay que valorarlo bajo esa perspectiva. 

El film se establece como una gran reunión, ya que vuelven personajes de todas las entregas, algo que se traduce en la composición de un grupo, que en ocasiones da mucho juego (Tyrese Gibson, Ludacris) y en otras resulta simplemente escalofriante (los terribles cantantes de reggeaton, Don Omar y Tego Calderon); pero se agradece la variedad, evitando que el film recaiga por completo en los sosos Vin Diesel y Paul Walker. Como novedades, un Dwayne Johnson pasándoselo en grande, un Joaquim de Almeida, haciendo un villano de manual y una desubicada Elsa Pataky. La interpretación de la actriz española se establece como lo peor del film. No entiendo que necesidad de meterse en camisas de once varas, para no resultar creíble en ningún momento.

  The fast and the furious es de las pocas franquicias de cine de acción de hoy en día. Atrás han quedado los Arma Letal y las Junglas de Cristal, por lo que solo queda lamentarse por el relevo de los iconos de acción de los 80. Es cierto que la mayoría de ellos eran verdaderos malos actores, pero al menos destilaban carisma a rabiar, cosa que no puede decirse del binomio Walker-Diesel. 

Los chonis y calorras de todo el mundo tienen una nueva entrega de su saga favorita para seguir disfrutando. Para flipar con el tunning, con los coches más potentes y las chicas más guapas. El resto de espectadores siempre podrá divertirse, solo si no se toman la propuesta en serio, ni por un momento. Yo me lo pase bastante bien, el film entretiene en todo momento y siendo sinceros el clímax final, con el robo de la caja fuerte, deja con la boca abierta.

  A ver lo que tarde en llegar la sexta entrega…
Lo mejor: Las escenas de acción
Lo peor: Elsa Pataky
publicado por Alberto Zamora López el 18 abril, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.