Wall street (wall street)

El largometraje arranca con lo que fue en sus días el monumento a la grandilocuencia americana, las famosas Torres Gemelas, mientras se escucha “Fly me to the moon” cantada por Sinatra. Premonitorio.

 

Luego aparece, Charlie Sheen, cuando aun caía bien, en unas oficinas rodeado de gente que no triunfaron y que nunca triunfaran, al que le toca pagar los platos rotos de sus clientes. Este aspira trabajar para Gordon Gekko (Michael Douglas, actor al que le sientan estos papeles, mejor que los trajes que luce en ellos), un tiburón que le impulsa a lanzarse a un trampolín de éxitos y  lujo, sin advertirle que lo que hay abajo es una piscina llena de mierda, perdonen la expresión. Y lo mismo que ocurre en cualquier piscina publica, si el que salta no sabe hacerlo bien, acaba salpicando a todos.

 

El largometraje cuenta con un plantel de lujo, desde Martin Sheen (haciendo de padre humilde de Charlie Sheen, curioso), Terence Stamp (rival de Gekko), Daryl Hannah o un jovencito James Spader.

 

Sobre el argumento diré que el otro día leí un artículo que decía, que si esos señores de Wall Street, deciden que el trigo tenga más valor, a todos nos va costar más caro comprar pan.

publicado por Jose Garcia Martinez el 13 abril, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.