Una animación excelente, personajes de lo más extravagantes, diálogos descacharrantes y un protagonista carismático hacen de ‘Rango’ un film muy divertido con momentos impagables.

★★★★☆ Muy Buena

Rango

Curioso film el que ha dirigido Gore Verbinski, director de las tres primeras entregas de Piratas del Caribe, así como de la también abundante en paisajes desérticos The Mexican; curioso y excéntrico quizá sean los dos mejores adjetivos para calificar a Rango (ídem, 2011) y a su protagonista, un reptil con problemas de personalidad y una camisa demasiado llamativa.

Rango es un camaleón de vida acomodada que pasa el rato representando sus propias obras, pero por culpa de un fortuito accidente acaba en un pueblo perdido del desierto de Mojave cuyos habitantes padecen una escasez de agua extrema, mas la aparición del extravagante camaleón les hará ver una luz al final del túnel.

Como ya apunté en Valor de ley, este año parece que va a ser bastante westerniano, y es que si aquél desprendía esa atmósfera tan peculiar de las películas del oeste americano, con la película que nos ocupa, no por ser de animación, deja de tener ese ambiente. Obviamente, tiene sus peculiaridades, la primera de ellas es evidente, sus protagonistas son todos animales, aún así cada uno de ellos tienen roles que ya hemos visto en los western, personajes como el alcalde, el banquero, el sepulturero no faltan, incluso el esperpéntico protagonista tiene antecedentes en el cine de carne y hueso, no obstante es tan buena la mezcla, tan llena de escenas hilarantes, que uno se deja llevar con gusto por sus divertidos pasajes.

Técnicamente estamos ante una película que sorprende, la calidad de la animación, así como el realismo de los escenarios y personajes es increíble; en los planos cortos se aprecia hasta el más mínimo detalle en las criaturas, que, por cierto, su diseño no es, por suerte, el típico que estamos acostumbrados a ver, sino que han optado por la suciedad y la rareza a la hora de darles forma. A todo ello hay que sumarle la ambientación, como ya he indicado, absolutamente lograda, como en, por ejemplo, una escena que me gustó particularmente, que es la entrada de Rango en el salón, todo un homenaje al género. Todo ello sin un buen aderezo se quedaría cojo, y eso lo pone la música de Hans Zimmer, una banda sonora muy al estilo Ennio Morricone, que desde la primera secuencia te sumerge de lleno en el mundo del salvaje oeste.

En fin, que Rango es una película de animación por ordenador (¡y no estrenada en 3D estereoscópico!) que juega sobre seguro en muchos aspectos, pero que a la vez es valiente y arriesgada a la hora de contarnos la historia. Es cierto que en algún instante se me hizo un poco pesada, por suerte fue algo que se acabó en el momento justo gracias a un pequeño giro que volvió a animarme, terminando con un gran sabor de boca.
Lo mejor: -El sentido del humor, está plagado de divertidísimos momentos. -El diseño de personajes, muy original, va de lo realista a lo grotesco, pasando por la caricatura amable. -Esa mezcla de todo un poco pero siempre sin salirse del western. -Los personajes humanos no parecen muñecotes.
Lo peor: -En algún momento se me empezó a hacer un poco tediosa.
publicado por Raul Neovallense el 28 marzo, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.