Seis años más tarde y 25 kilos más gordo, Torrente vuelve al cine para dar mucho y bueno de lo que mejor sabe: bromas chuscas, cameos y caspa.

★★★☆☆ Buena

Torrente 4- crisis letal (torrente 4- crisis letal)

“¿Nos hacemos unas pajillas?”

Si has leído la frase anterior pensando en la voz de José Luis Torrente, esta película está hecha para hacerte reír a carcajadas durante una hora y media. Torrente 4 tiene lo que promete: Risas. Muchas y muy seguidas. Tantas que es fácil perderse alguna broma por estar aún riéndote de la anterior. Con un principio arrollador, la película aturde un poco al ver que lleva un buen rato de metraje y aún no se han metido en materia. Si vais al cine esperando desarrollo, nudo y desenlace, podéis ahorrároslo. Torrente 4 es un torrente de gags, ni más ni menos.

El film tiene una estructura que parece sacada de un festival del humor de Nochevieja: un carrusel de bromas hiladas no demasiado bien con la historia de que a Torrente le tienden una trampa que acaba con él en la cárcel. Mientras planea la huida y la venganza, Santiago Segura deja ver que no ha perdido ni una pizca de humor y que sigue sabiendo sacarle partido a un personaje que conoce más que a sí mismo.

A pesar de que salí del cine con la extraña sensación de ¿de qué iba la peli?, no puedo negar que carcajadas y aplausos fueron constantes durante toda la película. Por lo demás, un argumento ausente, un 3D que no aportaba demasiado, escenas de acción y cameos. Más cameos que nunca. La productora Amiguetes Entertainment hace honor a su nombre y consigue algo más de dos famosetes por plano. Algunos de ellos (Belén Esteban, Ana Obregón y un largo etcétera) están metidos con calzador y no consiguen buenas actuaciones. Habría sido demasiado.

Al papel de compañero de aventuras está Francisco Rivera “Paquirrín”. El chaval, como la mitad del reparto, no es actor profesional, y se queda muy lejos del nivel que dieron Javier Cámara y Gabino Diego en las dos primeras entregas. Tony Leblanc, como siempre en su papel de familiar, lo borda. Y Santiago Segura, por supuesto, espectacular.  Segura consigue seguir sorprendiéndo con un personaje que de tan tópico ya creemos todos conocerlo. El resultado es una película donde Torrente tiene absoluto protagonismo y con un objetivo claro: Si te hace gracia el personaje, te encantará la película.

Lo mejor: Sigues riéndote como en la primera entrega.
Lo peor: Demasiados cameos y argumento muy pobre.
publicado por Miguel Castaño Arques el 12 marzo, 2011

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.