Una historia de coraje, amistad y compromiso, con un elenco de actores excepcional

★★★★★ Excelente

De dioses y hombres (des hommes et des dieux)

Un grupo de monjes franceses del monte Atlas, en Argelia, fueron asesinados por fundamentalistas islamistas en el año 1996. El director Xavier Beauvois nos cuenta estos hechos en su aclamada película  De dioses y hombres (Des hommes et des dieux, 2010). La vida en el monasterio bajo la constante incertidumbre de si serán o no atacados por los violentos extremistas que están aterrorizando al país, es la situación que mueve a los personajes a debatirse continuamente entre irse o quedarse, un dilema moral entre el miedo, la Fe y el deber.

El planteamiento del monasterio sitiado por una amenaza que se cierne sobre sus ocupantes, remite en cierto modo a algunos westerns, en los que un grupo de resistentes soportan el asedio de los atacantes, ya sean indios, ejércitos enemigos o forajidos, en un fuerte, como en El Álamo (John Wayne, 1960) que en realidad era una antigua misión española, o en la comisaría de un sheriff como en  Río Bravo (Howard Hawks,  1959).

Una historia de coraje, amistad y compromiso, con un elenco de actores excepcional, de interpretaciones muy contenidas que transmiten mucha emoción, entre los que destacan Lambert Wilson en el rol del abad y Michael Londsdale como el médico del lugar, que son los rostros más conocidos. Sin embargo también cabe citar a Olivier Rabourdin  y a Jacques Herlin, el más veterano con cierto aire de sabio maestro que resulta muy entrañable. El trazado de los personajes es impecable. En ellos se reflejan las paradojas del ser humano. Aquel que físicamente parece más fuerte resulta más afectado psicológicamente ante la presión, y otro que está más achacoso por fuera denota más templanza para afrontar la situación. Una escena sublime, musicalizada con El lago de los cisnes de Tchaikovsky, consigue la total empatía del espectador con el destino de los personajes.

El film transcurre con un ritmo pausado y reflexivo, como la vida de los monjes, fotografiada con una iluminación muy sobria y naturalista. La única pega que se le puede poner es que dure dos horas, ya que se le podrían reducir diez o quince minutos de metraje y no pasaría absolutamente nada.

En definitiva una estupenda película, de enorme valor humano, que denota un gran respeto del director hacia los monjes, la historia que cuenta y el público que la está viendo.

Lo mejor: Los actores y la escena con la música de El lago de los cisnes.
Lo peor: La sensación de que sobra metraje.
publicado por Ramón Ramos el 24 febrero, 2011

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.